Google+ Badge

martes, 31 de enero de 2017

JOSÉ GUTIÉRREZ SOLANA

"SI UNO NO FUERA FAMOSO PINTOR,
SERÍA UN FAMOSO CRIMINAL."
   JOSÉ GUTIÉRREZ SOLANA

Nacido en Madrid durante el Carnaval de 1886, José Romano Gutiérrez-Solana fue hijo de Manuela Josefa Gutiérrez-Solana, natural de Arredondo, y José Tereso Gutiérrez-Solana nacido en México y que tras heredar, regresó al solar de sus antepasados en España, donde se casó.
Descendía de Ogarrio, pueblos que luego aparecerían en su narración Florencio Cornejo. Al parecer ciertos trágicos sucesos de su infancia marcaron su carácter y su obra, llegando a ser conocido como "el pintor de la España negra".
Se inició en el dibujo con su tío José Díez Palma, catedrático de dibujo en la Universidad de Salamanca. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando (1900-1904) y en 1906 obtuvo una mención honorífica en la Exposición Nacional de Bellas Artes.
Entre 1909 y 1917, trasladados sus padres a Cantabria, el joven Solana alternó su estancia entre Santander y Madrid haciendo frecuentes viajes por las dos Castillas, La Mancha, Madrid, Aragón y Andalucía, tomando bocetos y apuntes, aficionado a los carnavales, los cementerios, los hospitales, los burdeles y, en Madrid, del ambiente del lúmpen del Rastro. Disfrutando del dinero que le pasaba su padre, también tomó lecciones de canto, acude al cine y desarrolla una gran pasión por los toros (llegando a ser peón de la cuadrilla del torero Bombé).
Se instala en Madrid a finales de 1917, donde además de frecuentar bares y merenderos, el Museo del Prado y el entonces solitario y destartalado Museo Arqueológico Nacional se hace asiduo de las tertulias del Nuevo Café Levante, donde alterna con personajes como Ramón María del Valle Inclán, Ricardo Baroja, Julio Romero de Torres e Ignacio Zuloaga, y de la que en el café de Pombo, preside Ramón Gómez dela Serna, donde conocerá a otros pintores, escritores e intelectuales de la época, como Francisco Iturrino, los hermanos Zubiaurre, Manuel Abril, Anselmo Miguel Nieto, José Bergamín, Tomás Borrás, Salvador Bartolozzi y José Cabrero.
En ese periodo el pintor había comenzado a desarrollar su personal estilo, nada académico y ajeno a las vanguardias. Su participación en la tertulia de Pombo presidida por Ramón, darían como fruto el libro que el literato le dedicó y al que correspondió el pintor con su cuadro Mis amigos (1920), que se conserva en el Museo Reina Sofía de Madrid.
Gutiérrez Solana hizo una primera exposición en París (1928), que resultó un fracaso. En otra a la que acudió Alfonso XIII, sus cuadros se colgaron detrás de una puerta para que no incomodaran al monarca. Pero en 1936, cuando comienza la Guerra Civil española, Solana es famoso y reconocido fuera y dentro de España. Se traslada a Valencia y luego a París, donde publica París (1938). En 1939 vuelve a Madrid, donde fallece el día de San Juan de 1945.
Su pintura refleja, como la de Darío de Regoyos y la de Ignacio Zuloaga, una visión subjetiva, pesimista y degradada de la España de la Generación del 98.
Fuera de la influencia que en él ejercen los pintores del tenebrismo barroco, en especial Juan de Valdés Leal, tanto por su temática lúgubre y desengañada como por las composiciones de acusado claroscuro, es patente la influencia de las Pinturas negras de Francisco de Goya o del romántico Eugenio Lucas. Su pintura es feísta y destaca la miseria de una España sórdida y grotesca, mediante el uso de una pincelada densa y de trazo grueso en la conformación de sus figuras. Su paleta tenebrista resalta el oscurantismo de la España del momento. Su obra puede estructurarse en torno a tres temas: las fiestas populares (El entierro de la sardina), los usos y costumbres de España (La visita del obispo) y los retratos (1920, Mis amigos).
Su pintura, de gran carga social, intenta reflejar la atmósfera de la España rural más degradada, de manera que los ambientes y escenarios de sus cuadros son siempre arrabales atroces, escaparates con maniquíes o rastros y ferias dignos de Valle-Inclán (por los que sentía especial predilección), tabernas, "casas de dormir" y comedores de pobres, bailes populares, corridas, coristas y cupletistas, puertos de pesca, crucifixiones, procesiones, carnavales, gigantes y cabezudos, tertulias de botica o de sacristía, carros de la carne, caballos famélicos, ciegos de los romances, "asilados deformes", tullidos, prostíbulos, despachos atiborrados de objetos, rings de boxeo, ejecuciones y osarios.
Trabaja también el grabado, generalmente al aguafuerte, insistiendo en una técnica directa y más bien ruda, de trazos gruesos. Salvo alguna rara excepción, los diseños repiten pinturas anteriores. Apenas publicó alguna edición en vida; la tirada más importante se emitió en 1963, previamente a la cancelación y depósito de las planchas en la Calcografía Nacional (dependiente de la Academia de San Fernando).
Como escritor posee un estilo semejante, de grandes cualidades descriptivas, vigoroso y enérgico, apropiado para la estampa costumbrista. Por ello la mayoría de sus obras son libros de viajes. Sus escritos más importantes son Madrid: escenas y costumbres (1913 y 1918, dos vols.), La España negra (1920), Madrid callejero (1923) y Dos pueblos de Castilla (1925). También escribió una novela, Florencio Cornejo, en 1926.
A veces utilizó fotografías ajenas como modelo para sus pinturas. El ejemplo más claro se constata en su obra titulada Café cantante, que copia casi literalmente el encuadre y parte de los personajes de la famosa fotografía del mismo título de Emilio Beauchy, tomada hacia el año 1888 en Sevilla.

Obra

  • Obras literarias completas, Madrid, ca. 1958
  • Obras completas, (ed. Camilo José Cela), Madrid, Taurus, 1961. Reimpreso en dos vols. Madrid, Fundación Central Hispano, 1998.
  • Madrid: escenas y costumbres (1913 y 1918, dos vols.).
  • La España negra, 1920. Reedición de Andrés Trapiello, Granada, Comares, 2000.
  • Madrid callejero, 1923. Reimpreso modernamente por Teodoro Santurino Sanchís, Madrid, Editorial Castalia, 1995.
  • Dos pueblos de Castilla, 1925.
  • Florencio Cornejo, 1926 .
  •  www.wikipedia.org

              !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

LUDWIG MIER VAN DER ROHE

                                                                                  LUDWIG MIER VAN DER ROHE
                                                                       UNO DE LOS MAYORES ARQUITECTOS
                                                                                      DEL SIGLO XX

Nacido en Aquisgrán, Alemania, 1886 - y fallecido en Chicago, 1969. Arquitecto alemán
En 1900 empezó a trabajar en el taller de su padre, que era cantero, y en 1905 se trasladó a Berlín para colaborar en el estudio de Bruno Paul, y desde 1908 a 1911, en el de P. Behrens, donde conoció a Walter Gropius y Le Corbusier, que son, junto con él mismo y el estadounidense Frank Lloyd Wright, los mayores arquitectos del siglo XX.

Inicialmente se orientó hacia la arquitectura neoclásica, pero, un viaje a los Países Bajos en 1912 le llevó a cambiar sus intereses, a raíz del descubrimiento de la obra de H. P. Berlage. 

Tras el paréntesis de la Primera Guerra Mundial, se adhirió a diversos movimientos de vanguardia (Novembergruppe, De Stijl) y empezó a realizar proyectos revolucionarios, como el destinado a un edificio de oficinas de la Friedrichstrasse de Berlín, constituido por dos torres de veinte pisos unidas por un núcleo central para escaleras y ascensores.
Durante este período publicó la revista G, en colaboración con Hans Richter, y se relacionó con algunos de los artistas más avanzados del momento, como Tristán Tzara o El Lissitzky. A partir de 1926 llevó ya a cabo obras de cierta envergadura, como la casa Wolf en Guben, toda de ladrillo, y la casa Hermann Lange en Krefeld. Por las mismas fechas levantó el monumento a Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg (destruido por los nazis), un simple muro de ladrillo con dos paneles en voladizo.
A raíz de estos y algunos otros proyectos, se convirtió en un arquitecto de prestigio y empezó a recibir encargos oficiales, el primero de ellos un complejo experimental de viviendas para la Exposición de Stuttgart de 1927, el Weissenhof Siedlung, para el que pidió ayuda a los principales arquitectos europeos.
La consagración de Mies van der Rohe se produjo en 1929, cuando realizó el pabellón de Alemania para la Exposición Internacional de Barcelona, considerado por muchos su obra maestra y una de las obras arquitectónicas más influyentes del siglo XX. Su enorme simplicidad y la continuidad de los espacios, que parecen no tener principio ni fin, son sus cualidades más admiradas.
En la misma línea realizó posteriormente algunas otras obras, caracterizadas siempre, como era connatural en él, por un uso avanzado de los nuevos materiales de construcción (cemento armado, acero y vidrio) y una gran simplicidad, que lleva a dejar las estructuras desnudas y a dotarlas de formas casi lineales en las que se cifra la creación de belleza.
Tras dirigir la Bauhaus de 1930 a 1933, la evolución de los acontecimientos en Alemania le obligó a emigrar a Estados Unidos, donde fue nombrado director de la facultad de arquitectura del Illinois Technology Institute de Chicago (1938), para el que proyectó un nuevo campus que, una vez finalizado, extendió su fama por todo Estados Unidos. En lo sucesivo le llovieron los encargos y trabajó fundamentalmente en la capital de Illinois, donde recogió y llevó a sus últimas consecuencias los postulados de la escuela de Chicago.
En 1958-1959 puso broche de oro a su carrera con el famosísimo Seagram Building de Nueva York, del que se dice: que es el rascacielos más hermoso en vidrio ahumado y aluminio, y la Neue Nationalgalerie de Berlín (1962-1968), con un pesado techo de acero que se apoya en pocas y delgadas columnas, con lo que adquieren todo el protagonismo las paredes de vidrio. Con esta obra, Mies van der Rohe se mantuvo en la línea de oponer el horizontalismo de sus obras arquitectónicas europeas al verticalismo predominante en las estadounidenses.www.biografiasyvidas.com

              !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

lunes, 30 de enero de 2017

DAVID LOBO SENIOR

                                                        DAVID LOBO SENIOR

David Lobo nació en la ciudad de Puerto Cabello, Estado Carabobo, Venezuela, el 21 de mayo de 1861- murió en Caracas, el 22 de abril de 1924, hijo de David Lobo y Clara Senior.

Fue un médico cirujano, obstetra, profesor universitario y escritor venezolano, cofundador de la Sociedad Médica de Caracas y desempeñó su presidencia en 1920, del Colegio de Médicos de Venezuela y de la Academia Nacional de Medicina que presidió entre 1918 y 1920. 

También fue rector de la Universidad Central de Venezuela desde 1922 hasta su muerte en 1924. Es reconocido como el autor de unos cien trabajos de índole científica y publicó también diversos ensayos sobre el estado intelectual de Venezuela y acerca del panorama político.
Lobo figura como el primer médico que practicó en Venezuela, para el año 1919, las reacciones de Abderhalden y Toman para el diagnóstico biológico del embarazo. Además de ser médico, Lobo fue senador por el estado Bolívar en el año 1922 y ocupó la presidencia del Congreso Nacional.
Cursó sus estudios primarios y secundarios en los colegios Villegas y Santa María de Caracas, respectivamente. Ingresó en la Universidad Central de Venezuela en 1880 donde recibió el título de Doctor en ciencias médicas el 18 de octubre de 1886. En esta época contrajo matrimonio con Inés Pardo Monsanto. Recién graduado, ejerció la profesión en Caracas hasta 1892.
Como Secretario de la Legación de Venezuela en Washington, revalidó su título en esa ciudad para 1893 y el 4 de mayo del mismo año recibió el doctorado en ciencias médicas.

Trabajo en Venezuela

Al regresar al país en 1900, se desempeñó como internista, ginecólogo, partero y cirujano general, estableciéndose en Caracas donde instaló una clínica con servicio de hospitalización. En 1908 se desempeñaba como director del hospital Vargas en donde ejerció el cargo de jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia.
Como profesor universitario regentó las cátedras de Fisiología e Higiene, Terapéutica y Medicina Legal, Ginecología, Obstetricia y Clínica Obstétrica en la Universidad Central de Venezuela. 

En 1915, dirigió la Escuela de Medicina que, con carácter privado sustituyó luego la respectiva facultad de la Universidad Central de Venezuela cuando esta fue clausurada en 1912.www-wikipedia.org


              !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

domingo, 29 de enero de 2017

JACINTO LARA

                                          JACINTO LARA

ORDEN DE LOS LIBERTADORES. 
Nació  en Carora, Estado Lara, el 05 de agosto de 1777, y murió en Barquisimeto, Estado Lara, el 25 de febrero de 1859.

Fue un comerciante, ganadero, militar y general de división del ejército de Venezuela en la Guerra de Independencia. Participó en numerosas batallas luchando por la libertad de Colombia, Perú y Venezuela. También se destacó en funciones de administración pública, donde se caracterizó por su honestidad y el impulso a la educación y los servicios públicos. 

Recibió en el transcurso de su carrera importantes condecoraciones como: la Orden de Los Libertadores. El actual estado Lara fue nombrado así en su honor a partir de 1881. Juventud y participación en la Guerra de Independencia.

Sus padres fueron el español Miguel de Lara y la venezolana Juana Paula Meléndez. En su juventud se dedicó al comercio de ganado vacuno y, en el desempeño de estas labores, se hizo amigo de José Tomás Boves hasta que este último optó por el bando realista en la Guerra de Independencia. 

Mientras se dedicó al comercio y la agricultura logró amasar una pequeña fortuna que posteriormente destinó para impulsar la causa independentista. Su incorporación a la gesta emancipadora venezolana comenzó en 1810, cuando fue nombrado comandante de las milicias de Araure y Ospino. También integró la Sociedad Patriótica. En 1811 participó en las operaciones que llevó a cabo el general Francisco de Miranda contra los insurrectos de la ciudad de Valencia. 

En 1812 fue ascendido a teniente coronel. El 28 de febrero de 1813, combatió bajo las órdenes de Simón Bolívar en la batalla de San José de Cúcuta contra el coronel Ramón Correa. En ese mismo año, durante el desarrollo de la Campaña Admirable (1813) actuó en los combates de Niquitao (2 de julio), Los Horcones (11 de julio) y Taguanes (31 de julio). Finalizada dicha campaña militar, Jacinto Lara acompañó a Bolívar en el sitio puesto por éste a Puerto Cabello; así como en las batallas de Bárbula (30 de septiembre), Trincheras (3 de octubre) y Vigirima (23-25 de noviembre).

Después de tomar parte en la primera batalla de Carabobo el 28 de mayo de 1814, estuvo bajo las órdenes del general Rafael Urdaneta en las operaciones llevadas a cabo por éste en el occidente de Venezuela y en la retirada que efectuó hasta la Nueva Granada, donde Bolívar asumió el mando de las fuerzas comandadas por Urdaneta con las cuales, por petición de Camilo Torres, marchó a Santa Fe de Bogotá a reducir a Manuel Bernardo Álvarez, operación que concluyó en diciembre de 1814 y en la que participó Jacinto Lara. 

Posteriormente, mientras Bolívar emigró a las Antillas en 1815, Lara se quedó en Nueva Granada hasta la llegada de Pablo Morillo; cuando en compañía de un grupo de republicanos se retiró a los llanos de Apure donde se unió a las fuerzas del general José Antonio Páez, acompañándolo en la mayor parte de los combates librados contra las huestes realistas. 

En 1817 fue ascendido a coronel como reconocimiento a su actuación en las operaciones que concluyeron con la conquista de Guayana, primero con el general Manuel Piar y después al lado de Bolívar. El 30 de diciembre de ese año, una vez más al lado de Bolívar participó en la campaña del Centro, la cual sin embargo fue suspendida como consecuencia de la derrota sufrida por el general Pedro Zaraza en la batalla de la Hogaza el 2 de diciembre de 1817. 

En agosto de 1818, acompañó al general Francisco de Paula Santander a la provincia de Casanare cuando Bolívar comisionó al oficial neogranadino para que organizase la división de vanguardia de la campaña que proyectaba para la liberación de Nueva Granada,  cuando ésta se llevó a cabo en 1819, Lara desempeñó el cargo de subjefe del Estado Mayor del Ejército Libertador. En 1819, Bolívar le encargó la ejecución de una campaña sobre Maracaibo, desde Riohacha y la Guajira, la cual no fue efectuada debido a la firma del Armisticio de Trujillo. 

En 1822 recibió el ascenso a general de brigada, y ese mismo año, con el general Manuel Valdés marchó al Perú como integrante de la división colombiana auxiliar del Perú. En 1824 participó en la campaña libertadora del Perú, como comandante de una de las divisiones. En la batalla de Ayacucho, su división constituyó la reserva del ejército mandado por el general Antonio José de Sucre. Como reconocimiento a su participación en esta batalla, fue ascendido a general de división.

Posteriormente, por sus labores, el Congreso Peruano le confirió el grado de General de los Ejércitos de aquella República. En 1827 estuvo en Lima, en su cargo de comandante de división grancolombiana auxiliar del Perú, cuando fue depuesto y arrestado al triunfar allí un movimiento contrario a Bolívar. De regreso a Colombia, se desempeñó sucesivamente como intendente y comandante general del departamento del Zulia (1828) y comandante general del departamento del Orinoco (1828). 

En 1829 se casó con Nemesia Urrieta y regresó a Carora donde se dedicó a trabajar la tierra. Se desempeñó de nuevo como comerciante y ganadero y gracias a su trabajo adquirió dos hatos llamados la "Cabra" y "Quediches". Una vez separada Venezuela de la Gran Colombia, Lara se apartó de la vida pública; aunque volvió a la misma para ejercer la gobernación de la provincia de Barquisimeto entre los años 1843 y 1847. 

En sus últimos años de vida hubo un episodio que reveló su espíritu cívico; durante un pleito limítrofe entre su hato Quediches y el de un vecino, los tribunales decidieron en su contra y no se le ocurrió recurrir a sus glorias militares para imponerse por la fuerza o revertir la sentencia, sencillamente la acató. Murió a los 81 años. En 1881 fue elevado al rango de héroe y desde el 24 de julio de 1911 sus restos reposan en el Panteón Nacional.www.venezuelatuya.com-dibujo:Por: Francisco Maduro.


             !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

ANTONIO ARTURO CORREA

                                                                                      ANTONIO ARTURO CORREA
                                                                                                                                                         por: Antonio A Correa


Hoy día martes 10 de enero del año 2017, a los 71 años de edad y cinco meses de mi vida, quise hacer un recuento de mi existir, y analizar con algo de sabiduría que da los años, qué hice bien y, qué hice mal y que no hice.

Vine al mundo el 05 de agosto de 1945 en la ciudad de Cali capital del departamento del Valle del Cauca Colombia, que a la vez tiene costas en el pacífico. Y a los seis años de edad con mi familia, nos trasladamos a a capital del país, ciudad de Bogotá siendo el motivo del viaje el trabajo de mi padre, ya que era un artesano. 

Cali no le ofrecía buen futuro, por eso el traslado a la capital. Allí las cosas cambiaron, para bien y económicamente, el cambio resultó rentable.

A los siete años de edad comencé los estudios primarios y a los doce comencé el bachillerato técnico por seis años, con los cuales recibí el diploma como aprendiz de motores diesel de maquinaria pesada y motores estacionarios y grúas; fue un fructífero aprendizaje que me abrió las puertas de una bella profesión. Luego, hice cursos de especialización en sistemas de inyección diesel turboalimentadores y sistema hidráulicos convirtiéndose en poco tiempo en un buen mecánico diesel.

Fueron mis padres, extraordinarios puntos de apoyo, especial papá como brújula y guía de mi existir. Es de reconocer que detrás de un buen hombre hay una gran mujer así fue mi madre, DIOS  los tenga en su seno. Maravillosos de verdad.

Fui el mayor de cinco hijos y ninguno de nosotros les dimos dolores de cabeza afortunadamente cometí el error de enamorarme y casarme muy pronto pues solo tenía 19 años que les parece? Cuando lo lógico era, haberme quedado con mi familia, ya que era yo el pilar que necesitaban mis viejos, pero no fue así.

Volé sin tener suficientes alas, De eso, me arrepiento. Los hijos vinieron pronto, no planifiqué nada. Cómo hacerlo…? si era yo un muchacho. Fueron cinco, demasiados para una pareja joven sin capacidad analítica. Pero, a pesar de nuestra juventud, los criamos bien y se hicieron profesionales, !misión cumplida!

Estas vivencias sirven para aconsejar a las nuevas generaciones, hay que darle tiempo al tiempo y hoy día que todo es más difícil.

Nunca en Colombia me faltó trabajo, estaba bien preparado para que eso ocurriera. Tenía aquí en Venezuela un tío en punto fijo desde el año 1958 y se empecinó en traerme ya que necesitaban mecánico de experiencia. Tardé en aceptar su deseo de traerme ya que yo estaba bien, pero su constancia vence y  acepta  el viaje a los tres años. Llegando a Punto Fijo en febrero del año 1979, vine solo, pero a los cinco meses traje la familia y todo fue con buenos resultados.

La familia creció, las tres mayores se graduaron y son profesionales y a los dos pequeños les faltaba un poco más de tiempo. Pero, apareció el causal que acabaría el hogar que yo adoraba.

Los tres mayores ya como profesionales pensaron que podían vivir la vida sin freno a desmanes, pero esto, yo no lo permití, mí señora respaldó por completo a los muchachos dando como resultado la separación. Yo me quedé solo y ellos todos se fueron. Esto ocurrió en el año 1992.

Ya solo, pensé en decidir mi futuro, volver al país, o cambiar de trabajo, me decidí por esto último y fue entonces, cuando monté la tienda de música en base al material discográfico que yo coleccionaba y penetré al comercio del disco especialmente la música vieja,  la cual yo conocía muy bien porque eran las canciones que a papá le gustaban.

Así que instalé la tienda con el nombre de VEJECES MUSICALES  en un Long play que tenía el nombre de: vejeces que son recuerdos, que le parece? Pero, lo que más me gusta es el slogan que identifica al negocio:  la música de ayer a su alcance.

Ha pasado el tiempo y ya estamos en los 24 años entre la música de habla hispana por lo general, pero también con variedad musical del mundo entero. Todo esto me llevó a hacer contacto con las emisoras localizadas en Punto Fijo.

A partir del año 2000 me inicié como comentarista del mundo de la canción sobre todo con el material que ya había engavetado. Yo hice la programación con ritmos que hicieron historia es sur América centro América y las Antillas de Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, estos son los países antillanos. México de norte América y todos los países del sur del continente de Europa no faltó España, algo de Italia, y ritmos franceses de gran aceptación en el mundo entero.

Para terminar este recuento de mi vida les confieso dos causales de mis mejores momentos…, mi trabajo como mecánico profesional aquí en punto fijo y también por el trabajo de radio que me dio a conocer más allá de las fronteras. 

Queridos amigos les recuerdo que el trabajo tiene propiedades de las cosas buenas que son entretenimiento diversión y remuneración, perfecto verdad…? ¡Viva el trabajo¡

               !HONOR A QUIEN HONOR MERECE!

sábado, 28 de enero de 2017

ALFREDO CORTINA

JOSÉ MARÍA CRUXENT

                                                          JOSÉ MARÍA CRUXENT
Padre de la arqueología científica en Venezuela.

Josep María Cruxent, considerado el padre de la arqueología científica en Venezuela, nació en 1911 en la población de Sarrià-Sant Gervasi, (Cataluña, España).  

Llega a Venezuela, tras finalizar la guerra civil española, en la cual había luchado al lado de las tropas republicanas en el frente de Teruel. En 1939 se nacionalizó venezolano, y permanece en estas tierras, durante la mayor parte  de su vida.
En sus inicios en Venezuela, Cruxent se gana la vida como profesor de dibujo técnico en varios colegios de Caracas, Los Teques y La Victoria (Estado Aragua), donde incluso llega a ser director del Liceo Santa María en 1942. 

Pero, será también en Venezuela, donde comience a desarrollar su fantástica labor arqueológica y antropológica que lo llevara a ser reconocido no solo en Venezuela sino en el mundo entero. 

Cruxent había recibido formación académica como alumno regular de los cursos de arqueología impartidos por el reconocido profesor Pedro Bosch-Gimpera en la Universidad de Barcelona, con esa formación y un corazón apasionado, Cruxent comienza a recorrer todos los rincones de la geografía venezolana en busca de ese pasado prehistórico prácticamente desconocido hasta ese momento.
Cruxent realizó innumerables expediciones a lo largo y ancho de nuestra geografía,  así como también en España, en algunos países latinoamericanos (Panamá, Colombia y República Dominicana) y en África (junto al Rey Leopoldo de Bélgica). En Panamá y junto al Rey Leopoldo de Bélgica, Cruxent siguió la llamada “Ruta de Balboa”, descubridor del Océano Pacifico. Asimismo exploró con éxito el istmo de Panamá, en busca del rastro de los grupos paleoindios que convivieron con la mega fauna de vertebrados, y que luego se convirtieron en los primeros pobladores de Suramérica. 

Cruxent también fue miembro cardinal de la expedición franco-venezolana que descubre las cabeceras del río Orinoco en 1952. Gracias a este descubrimiento y en virtud del tratado limítrofe de la línea divisoria de aguas de las cuencas del Orinoco y del Amazonas entre Venezuela y Brasil, las fronteras de ambos países fueron revisadas y modificadas a favor de Venezuela.
Sus expediciones científicas incluyen algunas realizadas conjuntamente con la Smithsonian Institution, Yale University, Pennsylvania University, Utah University, Universidad Central de Venezuela, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas y la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales.
Sus trabajos arqueológicos en Venezuela han permitido, entre otras cosas, el establecimiento de un cuadro general para la arqueología cronológica de Venezuela. De hecho, en 1982 y a partir de una monografía publicada en 1958, después de numerosas expediciones y aportes científicos de otros autores reconocidos, Cruxent publica junto a Irving Rouse  un libro de referencia fundamental a este respecto, titulado apropiadamente “Arqueología Cronológica de Venezuela”.
Sus excavaciones efectuadas en la Isla de Cubagua (Venezuela) contribuyeron al descubrimiento de la Ciudad de Nueva Cádiz, asentamiento hispánico de la segunda mitad del siglo XVI. Igualmente, y de relevancia científica internacional, el trabajo arqueológico realizado por Cruxent en distintos puntos del Estado Falcón (región nor-occidental de Venezuela), llevaron al hallazgo de la industria lítica paleoindia de la serie Joboide y sus complejos sucedáneos. 

La serie Joboide ha permitido demostrar la presencia del hombre primitivo en el territorio venezolano hace más de 13.000 años, en asociación directa con la fauna pleistocena. Este hallazgo llamó la atención de diversos especialistas internacionales, como los doctores Ruth Gruhn y Alan Bryan, quienes viajaron a Venezuela y evaluaron las evidencias reportadas. 


  • Entre los hallazgos arqueológicos documentados se cuenta con: 
  • restos óseos de un mastodonte (Stegomastodonte) junto a otros de megafauna, tales como: 
  • el armadillo gigante (Gliptodont), 
  • la pereza gigante (Eremotherium), 
  • el caballo (Equus), 
  • la macrauquenia (Xenorhinotherium), 
  • la tortuga (Chelonia), la llama (Paleolama) y 
  • el oso de hocico corto (Arctotherium). 
  • Otro de los hallazgos relevantes lo constituye una pelvis de un mastodonte con una punta de flecha incrustada en ella que se remonta a unos 13.000 años A.C. evidenciando así la presencia humana en este lugar en una época muy anterior a la fecha establecida anteriormente por otros arqueólogos, aportando elementos novedosos y pruebas contundentes que pusieron en duda la tesis sobre la expansión humana en América vigente hasta el momento. 
Cruxent ha presentado numerosas contribuciones científicas en congresos internacionales celebrados en Europa, África y América, especialmente en el área del Caribe, aportando elementos significativos para el avance de las ciencias del hombre y de la museología.
En 1944 y hasta 1963 es nombrado Director y Conservador de Arqueología del Museo de Ciencias Naturales. También en 1944 es honrado al ser aceptado como miembro de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, y en 1947 como miembro de la National Geographic Society de Estados Unidos, siendo estas las tres primeras de una larga lista de afiliaciones profesionales con las que fue reconocido debido a su fructífera labor arqueológica. Como parte de esta labor y entre 1944 y 1993 llegó a publicar al menos 180 artículos científicos en revistas nacionales y extranjeras.

  • En 1953 recibe la Orden del Libertador en grado de Caballero, otorgada por la Presidencia de la República de Venezuela. También ese año es nombrado “Fellow” de la Royal Geographical Society (Londres, Inglaterra). 
  • En 1954 recibe la orden Leopoldo de Bélgica, otorgada por el Rey Baudouin en Bruselas. 
  • En 1960 recibe el título de Comendador de la Orden de Leopoldo II de Bélgica.
  • También ese año recibe la Medalla del Mariscal Cándido Mariano Da Silva Rondón, otorgada por la Sociedad Geográfica Brasileña. 
  • En 1970 recibe la Orden de Andrés Bello en su Segunda Clase, y en 1976 recibe la misma Orden en su Primera Clase (Banda de Honor).
En 1976 recibe el honor de ser nombrado Investigador Emérito del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas –IVIC-, donde fundó el Departamento de Antropología junto al Dr. Marcel Roche. 
En ese mismo año fue nombrado Investigador Emérito de la Universidad Central de Venezuela –UCV- donde participó en la fundación de la Escuela de Sociología y Antropología. Cabe destacar que el profesor Cruxent contribuyo de manera importantísima a la creación del primer laboratorio de carbono 14 fundado en Latinoamérica.
 De 1981 hasta 1986 se desempeña como Director-Fundador del Centro de Investigaciones Antropológicas, Arqueológicas y Paleontológicas -CIAAP-(Estado Falcón, Venezuela).

  • En 1982 es nombrado Presidente Honorario de la Asociación Venezolana de Arqueología –AVA-. Otros de sus cargos incluyen: 
  • Miembro Nacional del Consejo Permanente de la Unión Internacional de Ciencias Prehistóricas y Protohistóricas de la UNESCO (Paris, Francia) y también fue 
  • Profesor invitado de la Cátedra de Antropología de la Universidad Complutense de Madrid (España).
  • En 1987 recibe el Premio Nacional de Ciencia, otorgado por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas –CONICIT- (Venezuela)
De 1987 hasta 1993, en representación del gobierno de Venezuela, se desempeña como jefe del Programa de Reconstrucción Arqueológica del Sitio Histórico de “La Isabela” (República Dominicana). En este programa participaron también los gobiernos de República Dominicana, España, Italia y Estados Unidos.
En 1991 fue incorporado como miembro correspondiente de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, y condecorado con la Orden “Gran Almirante” en la Clase de Gran Caballero, conferida por la Presidencia de ese país. También en 1991 la Presidencia de la República de Venezuela le confirió la Orden “Francisco de Miranda” en su Primera Clase.
En 1993, a su regreso de República Dominicana, emprendió una nueva campaña de excavaciones paleontológicas y arqueológicas en el yacimiento de Taima-Taima (Estado Falcón, Venezuela), las cuales lo llevaron a instalar el museo in situ que ha sido recuperado y abierto al público en años recientes gracias a la labor del Instituto de Patrimonio Cultural de Venezuela –IPC-.
En el año 2002, en acto académico celebrado en Coro (Estado Falcón, Venezuela), la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda le confiere el Doctorado Honoris Causa en Ciencias de la Educación. Un año después, junto a la doctora Kathleen Deagan, recibe el premio anual de la Sociedad Arqueológica Americana, por el estudio que realizaron en conjunto relacionado con los trabajos de arqueología histórica de reconstrucción del sitio de La Isabela. Este estudio había sido publicado en dos tomos en el año 2002 por la Universidad de Yale (Estados Unidos), y continúa siendo hasta el presente una obra fundamental de referencia.
La faceta artística de Cruxent, aunque insospechada, no deja de ser igualmente importante. Se desarrolló como pintor bajo el movimiento artístico del expresionismo abstracto. Hacia 1960 contribuyó en la fundación del informalismo en Venezuela como parte del movimiento conocido como “el Techo de la Ballena”. Sus trabajos para-cinéticos se ubican también dentro de los inicios de este movimiento en el país. Su obra artística ha sido expuesta en diversos museos e instituciones y también ha sido documentada en numerosas publicaciones.
El 23 de febrero de 2005 el profesor Cruxent, como cariñosamente lo llamaban alumnos y conocidos por igual, fallece, a los 94 años de edad en su casa de la ciudad de Coro, Estado Falcón, en la República Bolivariana de Venezuela. Distintas notas de prensa en el mundo entero dan cuenta de esta lamentable pérdida para la comunidad científica y para toda la humanidad.
A fines de 2009 se crea la Fundación José María Cruxent, en un esfuerzo de sus familiares por proporcionar un marco legal que permita la preservación y difusión de su importantísima labor científica.
Dra. Gloria González


                  !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

JUAN BAUTISTA DALLA-COSTA

Resultado de imagen para DALLA-COSTA, JUAN BAUTISTA
INSIGNE GUAYANÉS

                  JUAN BAUTISTA DALLA-COSTA

El 16 de febrero de 1823  nació en Angostura Juan Bautista Dalla Costa Soublette, hijo de Juan Bautista Dalla Costa, veronés radicado en la capital de la provincia en 1814, casado con Isabel Jerez Aristeguieta, hermana del General Carlos Soublette, Jefe del Estado Mayor del Ejército patriota.

Sus estudios los realizó en Europa.  Allá, se ilustró en las más acreditadas academias, aprendiendo idiomas, viajando y conociendo la cultura de los pueblos más avanzados. 

Para entonces, estaba prácticamente ajeno, de la realidad político-social de Venezuela y de su Provincia, aunque informado a través de las cartas con su padre y hermanos. Ello pudo verificarlo ya en los umbrales de la Guerra Federal, cuando en Guayana por influencia del Gobierno de Carlos Soublette, hermano político de Dalla Costa, los filántropos se volvieron centrales y los antropófagos liberales.

El joven Juan Bautista Dalla Costa, a quien su Padre y su hermano mayor Antonio le habían preparado el terreno en medio de la pugnacidad política que a nivel central, agitaba a la provincia por el mismo efecto de lo que pasaba en Venezuela, entró en escena en junio de 1858, justo cuando Julián Castro había desplazado a José Tadeo Monagas de la Presidencia de la República y la Guerra Federal comenzaba a tomar cuerpo en Juan Crisóstomo Falcón y Ezequiel Zamora desde Coro.

Desde entonces hasta 1871 cuando fue expulsado del Gobierno y enviado al ostracismo por la Revolución de Los Azules, Dalla Costa gobernó en 1858, varios meses; luego de 1861 a 1863 y finalmente desde 1866 a 1871.  Este último, su período más productivo signado por la educación gratuita, la estatua del Libertador, el auge de la economía local, la cual estimuló ofreciendo toda clase de facilidades y exploró la factibilidad de otros recursos como la minería y el caucho.

Cuando llegó al poder Guzmán Blanco en 1870, los favorecedores del Ilustre Americano derrocaron a Dalla-Costa; pero, el propio Guzmán, sabedor de las cualidades del guayanés insigne, lo nombró Ministro Plenipotenciario en Washington, en 1874. De allí regresó para ocuparse nuevamente de la Gobernación de Guayana.

Dalla-Costa se adelantó, en casi dos años, al famoso decreto de Guzmán Blanco sobre educación pública, gratuita y obligatoria. Sus indiscutibles méritos lo llevaron, aunque sin éxito, a ser candidato a la Presidencia de la República.

Dictó las primeras disposiciones sobre minas que tuvo Guayana, incentivó la inmigración, decretó medidas de protección para las comunidades indígenas, construyó nuevas calles, plazas, alamedas, paseos, edificios públicos, organizó el servicio postal y estimuló las organizaciones gremiales, pero lo más importante a su favor fue el haber evitado que la provincia participara en la cruenta Guerra Federal.        

Falleció en Ciudad Bolívar, el 10 de febrero de 1894, a la edad de 71 años, el ilustre guayanés quien fuera Presidente progresista del hoy estado Bolívar, y en un ambiente de sencilla pobreza que contrastaba con el de riqueza que marcó su nacimiento, infancia y adolescencia.fuentes:américo fernández/ www.wikipedia.org

             !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!



viernes, 27 de enero de 2017

HÉCTOR MUJICA

                                                                                                HÉCTOR MUJICA
CONSIDERADO:UNO DE LOS MEJORES
NARRADORES Y CUENTISTAS
VENEZOLANOS,

Héctor Mujica nació el 10 de abril de 1927 en Carora, Estado Lara, Estados Unidos de Venezuela, y murió en Mérida, Estado Mérida, el 15 de febrero del año 2002.

Fue un comunicador social, periodista, filósofo, investigador, escritor, político y profesor universitario venezolano.
Fue hijo de Pastor Oropeza, eminente pediatra venezolano y de Agueda del Carmen Mujica. Desde joven se caracterizó por ser un luchador social, fue además un intelectual militante del Partido Comunista de Venezuela, del cual fue candidato presidencial en 1973 y presidente del partido entre 1990 y 1991.
Nació durante la época en que gobernaba Juan Vicente Gómez. En el año de 1944 ingresó al Partido Comunista de Venezuela, partido en el cual militaría durante muchísimos años, y del cual sería candidato presidencial más tarde, en esos años es cuando comienza a ejercer el periodismo de opinión, ejercicio que desarrollaría más adelante de forma profesional.
En 1946 se inscribe en la Escuela de Filosofía de la Universidad Central de Venezuela donde obtiene en 1950, la Licenciatura en Filosofía y Letras mención Filosofía. Mientras que aún estudiaba filosofía obtuvo una beca del Centro Cultural Venezolano-Francés para estudiar en París, Francia, allí obtiene el Certificado de Estudios Superiores en Psicología y Psicopatología, realizado en la Universidad de París y en el Hospital Santa Ana de París (1948-1949).
Estuvo en prisión en la Cárcel Modelo de Caracas en 1955, durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, allí fue torturado por la Seguridad Nacional, en ese mismo año logra ser exiliado y se establece en Chile, específicamente en la ciudad de Santiago de Chile, donde obtuvo el título de periodista en la Universidad de Chile.
Una vez derrocado Marcos Pérez Jiménez, de regreso a Venezuela en 1958, se incorpora a la Universidad Central de Venezuela como profesor de la cátedra de Periodismo Informativo y de Opinión en la Escuela de Periodismo, asumiendo más tarde el 12 de febrero de 1958 el cargo de director de la misma, cargo que ocuparía hasta 1964. De igual forma durante ese periodo fundó la colección “Cuadernos de la UCV”, e implementó el uso de la imprenta en dicha casa de estudios.
Ejerció el cargo de diputado suplente en el Congreso Nacional por el Distrito Federal electo por el PCV para el período constitucional 1959-1964, a raíz del allanamiento de la inmunidad a los diputados de izquierda durante el gobierno de Rómulo Betancourt, fue hecho preso en 1962.
Posteriormente fue Diputado principal por el Estado Lara, resultando electo nuevamente por el Partido Comunista de Venezuela, que en esas elecciones actuó bajo la fachada legal de Unión Para Avanzar (UPA), ejerció el cargo para el periodo constitucional 1969-1974.
Regresa a Europa en 1964, para trabajar en varios ensayos y proyectos sobre técnicas de la información y comunicación social. De igual forma trabajó en Roma dictando cursos en la Escuela de Técnica de la Información durante el periodo 1965-1966. En 1966 asumió la presidencia de la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP), en el Distrito Federal para el período 1967-1968. En la Universidad Central de Venezuela vuelve a la dirección de la Escuela de Periodismo, cargo que ejercería desde 1969 hasta 1970. 
En 1976 se creó el Colegio Nacional de Periodistas (Venezuela), se realizaron elecciones para la directiva del mismo y Héctor Mujica resulta ganador en este primer proceso para ejercer la presidencia del mismo en el período 1976-1978.
El comité central del PCV decidió llevar un candidato propio a las elecciones del año siguiente, escogiendo a Héctor Mujica quien gozaba de reconocimiento popular en esa época y era miembro del comité central. Mujica se presentó como candidato presidencial por el PCV, en las elecciones presidenciales del 03 de diciembre de 1978, obteniendo 29 305 votos, quedando en séptimo lugar, experiencia, que él calificó, como "pedagogía política".
A mediados de los años 80, Héctor se casó con Marina Barreto Miliani, con quien posteriormente se iría a vivir a Mérida. Allí hace vida intelectual, escribe y mantiene una columna en el diario El Globo.
Héctor fue operado de la columna vertebral tres veces en Caracas, lastimosamente los dolores nunca desaparecieron de sus huesos. Tuvo tres esposas Enriqueta Ricardo, Julia Añez y Marina Barreto.
En 1990 fue electo como Presidente del PCV, cargo al que renunciaría después de la desaparición de la Unión Soviética en 1991.
  • En Venezuela realizó una extensa labor periodística, fue redactor y columnista de diarios como: 
  • El Nacional, 
  • Fantoches, 
  • Aquí está, 
  • El Popular, 
  • El Heraldo, 
  • El País, 
  • Últimas Noticias y 
  • Tribuna Popular. Su primer artículo publicado data del 3 de septiembre de 1944 en el diario El Nacional de Caracas. En Chile colaboró en 
  • los diarios El Siglo —donde escribía la columna semanal “Los hombres y las cosas”, firmada bajo el seudónimo de “Joaquín Jiménez”, 
  • Las Noticias de Última Hora y en
  • La Gaceta de Chile que en ese momento estaba dirigida por Pablo Neruda.
Durante su primer periodo como director de la escuela de periodismo destacó la publicación hecha por él del Boletín Universitario de la Universidad Central, donde escribió la entrevista hecha en la ciudad de La Habana al Che Guevara, una vez instaurada la Revolución en Cuba. Esta publicación es considerada por la crítica latinoamericana una de las mejores entrevistas hechas a Ernesto Guevara.
Además, Héctor Mujica fue Miembro fundador del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina y del Instituto Internacional de Prensa de Zurich, Suiza.
Héctor Mujica perteneció a la generación de intelectuales venezolanos que asumieron el marxismo como teoría para abordar la realidad venezolana y latinoamericana, formó parte del grupo literario “Contrapunto”, conformado por destacados escritores con el propósito de estudiar las nuevas teorías contemporáneas y sus vinculaciones literarias, como eran el existencialismo y el psicoanálisis.
En marzo de 1948 apareció el primer número de la revista Contrapunto, dirigida por Héctor Mujica. Su labor de narrador se dio a conocer a partir de 1947, cuando se publicó el libro de cuentos El pez dormido. Es considerado uno de los mejores narradores y cuentistas venezolanos. Mujica se declaraba abiertamente "antipositivista", y realizó críticas a la generación de intelectuales venezolanos que acogieron y propagaron el positivismo como doctrina filosófica. 
Después de la campaña, en 1979 escribe Experiencias de un candidato, libro que relata su experiencia como candidato, al entrar en contacto con el pueblo. También escribió el libro El Inquieto Anacobero: Confesiones de Daniel Santos, el cual fue publicado en 1982 por la editorial "cejota", el cual trata sobre la biografía y una serie de confesiones personales hechas a Héctor Mujica por parte del cantante puertorriqueño. 
De igual forma, en sus escritos de carácter político, siempre resaltó el papel del pueblo en la construcción de su historia, cargados de gran contenido social, la puesta en práctica de la ética y el bolivarianismo latinoamericano, un ejemplo de ello es su obra Como a nuestro parecer de 1984. Una obra de gran renombre en Latinoamérica es El imperio de la noticia" de 1967 en el cual hace una crítica a las agencias de noticia venezolanas y norteamericanas.
  • Entre sus obras literarias se destacan: 
  • Pez dormido (1947), 
  • Las tres ventanas (1970), 
  • Cuento de todos los diablos
  • La noche de los ayamanes
  • Chile desde adentro y 
  • Venezuela desde afuera
  • La historia de una silla (Antonio Leocadio Guzmán) (1958), 
  • El imperio de la noticia (1967), 
  • Los tres testimonios y otros cuentos (1967), 
  • Sociología de la comunicación (1980), entre otros.

Galardones


  • Redactor del Año en Venezuela en el año 1952.
  • Premio Internacional de la Federación Internacional de Periodistas en el año 1962.
  • Premio Nacional de Periodismo en Docencia e Investigación del año 1969 en Venezuela.
  • Premio CONAC de Narrativa del año 1981 en Venezuela.

Muerte

Héctor Mujica se encontraba en delicado estado de salud, y a los 74 años murió de un paro respiratorio en la ciudad de Mérida el 15 de febrero de 2002.www.wikipedia.org


              !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!