EMILIO VICENTE VALARINO

                                                                Valarino, Emilio Vicente

Pionero del telégrafo  en Venezuela. Nació en La Guaira, Distrito Federal, el año 1837, y murió en Caracas, el 18 de junio de 1907. Sus primeros estudios los hizo en Caracas.

 En 1856, se inauguró la primera línea telegráfica  en Venezuela entre Caracas y La Guaira, establecida por el promotor español Manuel de Montúfar, quien había obtenido autorización del gobierno del presidente José Tadeo Monagas para formar una compañía anónima con tal fin. 

Los primeros telegrafistas fueron norteamericanos, quienes a su vez enseñaron a varios jóvenes del país, entre ellos Alfredo Damirón, Víctor Blanco, Dionisio Guánchez,  Federico León, Francisco Manás,  Héctor Dupuy, Gerardo M. Borges y Emilio Vicente Valarino.

A fines de ese mismo año, Valarino viajó a España con el objeto de perfeccionar sus conocimientos de telegrafista. A su regreso (1859), fue operador del telégrafo en Caracas y La Victoria, al mismo tiempo que participó en la Guerra Federal (1859-1863). 

En unión de Alfredo Damirón instaló en 1867 la línea telegráfica  de Coro a La Vela y volvió a actuar en la estación de La Victoria de 1868 a 1869. En 1870, se unió a la revolución acaudillada por el general Antonio Guzmán  Blanco y, durante el Septenio, tuvo actividades de campaña militar que lo llevaron al grado de general y a desempeñar cargos públicos en Aragua, para luego intervenir en la pacificación del Guárico.  Fue director en jefe de las líneas telegráficas  de la República en 1878 y concurrió el mismo año como diputado a la Asamblea Nacional Constituyente, para luego encargarse de nuevo del telégrafo. 

De 1883 a 1899, siguió prestando servicios en este ramo de comunicación, y en el último año mencionado, fue nombrado por el gobierno de Cipriano Castro, director general de los Telégrafos Nacionales, cuyas actividades le hicieron acreedor, en 1905, a que se le nombrase además  director de los Teléfonos Oficiales. Entre sus actividades, cabe mencionar las de haber dirigido la Compañía de Gas y Luz Eléctrica; de haber establecido y presidido el gremio de telegrafistas de Venezuela y de haber fundado la Revista Telegráfica.  

Valarino fue también el inventor de un sistema que permitía la transmisión de los despachos a grandes distancias mediante un dispositivo que transforma cada receptor de sonido en un nuevo manipulador automático  repetidor de aquél, así como también de un tipo de aislador de porcelana en forma de campana, que fue denominado Aislador Restaurador en honor al presidente Cipriano Castro. 

Dos meses después de la muerte de Valarino hubo un revuelo internacional causado por unas declaraciones de Carlos de Borbón, pretendiente al trono de España, según las cuales el fallecido director general de los Telégrafos Nacionales de Venezuela era, supuestamente, el hijo primogénito del duque Felipe Augusto de Lorena, que su nombre verdadero era Francisco Carlos Gerardo de Lorena y que había sido raptado y secuestrado a su nacimiento, en 1840, por agentes del gobierno austriaco quienes lograban así extinguir la descendencia de la Casa de Lorena.

 El niño raptado le había sido entregado entonces a un comerciante italiano de apellido Valarino quien se preparaba a viajar para Venezuela. Estas declaraciones, sin embargo, no se han logrado documentar con certeza.   
Luis Arturo Domínguez FUENTE: Fundación Polar, Diccionario de Historia de Venezuela, 2ª Edición, Caracas: Fundación Polar, 1997.Figuras de Venezuela, editorial GLOBE.

                  !Honor, a quien Honor merece!

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.