ANTONIO ARTURO CORREA

                                                                                      ANTONIO ARTURO CORREA
                                                                                                                                                         por: Antonio A Correa


Hoy día martes 10 de enero del año 2017, a los 71 años de edad y cinco meses de mi vida, quise hacer un recuento de mi existir, y analizar con algo de sabiduría que da los años, qué hice bien y, qué hice mal y que no hice.

Vine al mundo el 05 de agosto de 1945 en la ciudad de Cali capital del departamento del Valle del Cauca Colombia, que a la vez tiene costas en el pacífico. Y a los seis años de edad con mi familia, nos trasladamos a a capital del país, ciudad de Bogotá siendo el motivo del viaje el trabajo de mi padre, ya que era un artesano. 

Cali no le ofrecía buen futuro, por eso el traslado a la capital. Allí las cosas cambiaron, para bien y económicamente, el cambio resultó rentable.

A los siete años de edad comencé los estudios primarios y a los doce comencé el bachillerato técnico por seis años, con los cuales recibí el diploma como aprendiz de motores diesel de maquinaria pesada y motores estacionarios y grúas; fue un fructífero aprendizaje que me abrió las puertas de una bella profesión. Luego, hice cursos de especialización en sistemas de inyección diesel turboalimentadores y sistema hidráulicos convirtiéndose en poco tiempo en un buen mecánico diesel.

Fueron mis padres, extraordinarios puntos de apoyo, especial papá como brújula y guía de mi existir. Es de reconocer que detrás de un buen hombre hay una gran mujer así fue mi madre, DIOS  los tenga en su seno. Maravillosos de verdad.

Fui el mayor de cinco hijos y ninguno de nosotros les dimos dolores de cabeza afortunadamente cometí el error de enamorarme y casarme muy pronto pues solo tenía 19 años que les parece? Cuando lo lógico era, haberme quedado con mi familia, ya que era yo el pilar que necesitaban mis viejos, pero no fue así.

Volé sin tener suficientes alas, De eso, me arrepiento. Los hijos vinieron pronto, no planifiqué nada. Cómo hacerlo…? si era yo un muchacho. Fueron cinco, demasiados para una pareja joven sin capacidad analítica. Pero, a pesar de nuestra juventud, los criamos bien y se hicieron profesionales, !misión cumplida!

Estas vivencias sirven para aconsejar a las nuevas generaciones, hay que darle tiempo al tiempo y hoy día que todo es más difícil.

Nunca en Colombia me faltó trabajo, estaba bien preparado para que eso ocurriera. Tenía aquí en Venezuela un tío en punto fijo desde el año 1958 y se empecinó en traerme ya que necesitaban mecánico de experiencia. Tardé en aceptar su deseo de traerme ya que yo estaba bien, pero su constancia vence y  acepta  el viaje a los tres años. Llegando a Punto Fijo en febrero del año 1979, vine solo, pero a los cinco meses traje la familia y todo fue con buenos resultados.

La familia creció, las tres mayores se graduaron y son profesionales y a los dos pequeños les faltaba un poco más de tiempo. Pero, apareció el causal que acabaría el hogar que yo adoraba.

Los tres mayores ya como profesionales pensaron que podían vivir la vida sin freno a desmanes, pero esto, yo no lo permití, mí señora respaldó por completo a los muchachos dando como resultado la separación. Yo me quedé solo y ellos todos se fueron. Esto ocurrió en el año 1992.

Ya solo, pensé en decidir mi futuro, volver al país, o cambiar de trabajo, me decidí por esto último y fue entonces, cuando monté la tienda de música en base al material discográfico que yo coleccionaba y penetré al comercio del disco especialmente la música vieja,  la cual yo conocía muy bien porque eran las canciones que a papá le gustaban.

Así que instalé la tienda con el nombre de VEJECES MUSICALES  en un Long play que tenía el nombre de: vejeces que son recuerdos, que le parece? Pero, lo que más me gusta es el slogan que identifica al negocio:  la música de ayer a su alcance.

Ha pasado el tiempo y ya estamos en los 24 años entre la música de habla hispana por lo general, pero también con variedad musical del mundo entero. Todo esto me llevó a hacer contacto con las emisoras localizadas en Punto Fijo.

A partir del año 2000 me inicié como comentarista del mundo de la canción sobre todo con el material que ya había engavetado. Yo hice la programación con ritmos que hicieron historia es sur América centro América y las Antillas de Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, estos son los países antillanos. México de norte América y todos los países del sur del continente de Europa no faltó España, algo de Italia, y ritmos franceses de gran aceptación en el mundo entero.

Para terminar este recuento de mi vida les confieso dos causales de mis mejores momentos…, mi trabajo como mecánico profesional aquí en punto fijo y también por el trabajo de radio que me dio a conocer más allá de las fronteras. 

Queridos amigos les recuerdo que el trabajo tiene propiedades de las cosas buenas que son entretenimiento diversión y remuneración, perfecto verdad…? ¡Viva el trabajo¡

               !HONOR A QUIEN HONOR MERECE!

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.