INGRID BETANCOURT

                                                                                                            INGRID BETANCOURT



Íngrid Betancourt Pulecio, nacida en Bogotá, el 25 de diciembre del año 1961. 

Es una política colombiana, quien posee además  la nacionalidad francesa, en virtud de un matrimonio, ya disuelto, con un ciudadano francés.

En cuanto al apellido Betancourt, a veces con las grafías Bethencourt o Betancor, tiene su origen en las Islas Canarias, cuando Jean IV de Béthencourt, conquistador y señor de las islas como concesionario de Castilla,  confirió su apellido a todos sus siervos, de la etnia guanche, el término guanche (en tamazight: ⵉⴳⵡⴰⵏⵛⵉⵢⵏ Igwanciyen) se aplica a los antiguos habitantes de la isla de Tenerife, Canarias, antes de la conquista de la isla por parte de la Corona de Castilla en 1496.

El término fue aplicado a los aborígenes de las demás Islas Canarias durante largos años, situación que persiste. Esto en parte, se debió al hecho, de ser la de Tenerife la cultura aborigen canaria más estudiada y difundida por los conquistadores castellanos y también en la actualidad. 

Durante la década de 1990 se desempeñó primero en la Cámara de Representantes de Colombia, donde alcanzó un alto reconocimiento por su actividad contra la corrupción política, abogando por una salida pacífica del conflicto armado de su país. Después de renunciar al Partido Liberal tras haberlo denunciado en la crisis conocida como Proceso ocho mil, postuló por el Partido Verde Oxígeno al Senado en las elecciones legislativas del año 1998, siendo electa con la primera mayoría nacional. Renunció a su escaño en el año 2001 para postularse a la presidencia de su país en las elecciones del año 2002.
El 23 de febrero de 2002, en momentos cuando se dirigía a la zona de distensión establecida por el entonces presidente Andrés Pastrana con el fin de realizar conversaciones de paz con la guerrilla de las FARC, fue secuestrada junto a su acompañante y asesora Clara Rojas. Su secuestro, que tuvo una duración de seis años, cuatro meses y nueve días, mantuvo en vilo a Colombia, así como a Francia y otros países. Durante su cautiverio sufrió los rigores de su reclusión en zonas selváticas de Colombia, junto con varios compañeros en su prisión. Su caso ganó crecientes sentimientos de solidaridad, convirtiéndose en una cause célèbre.

Su situación dio un dramático vuelco el 02 de julio de 2008, cuando miembros de las Fuerzas Armadas realizaron una operación de inteligencia militar que tuvo como resultado su liberación junto con tres contratistas estadounidenses y once miembros del Ejército Nacional, que habían permanecido secuestrados, algunos por más de diez años. Su liberación por medio de la llamada Operación Jaque constituyó un gran triunfo político para el gobierno del Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, y también para su ministro de defensa, quién resultaría elegido Presidente de Colombia dos años más tarde, Juan Manuel Santos.


  •  Distinciones Internacionales.
  • En mayo de 2008, aún cautiva, fue declarada Presidenta de Honor del Congreso Internacional de los Partidos Verdes, que tuvo lugar en São Paulo.
  • Recibió la Legión de Honor francesa en el grado de Caballero y
  • Propuesta por la presidenta de Chile Michelle Bachelet para el Premio Nobel de la Paz. 
  • En 2008 obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.
  • El 30 de noviembre de 2008 fue designada embajadora y vocera de los familiares de secuestrados de Colombia.
  • En el mes de enero de 2009 personalidades italianas volvieron a proponer su nombre para el Premio Nobel de la Paz ante el Comité del Premio Nobel en Oslo. 
  • En 2010 presentó un recurso en el marco de la ley de protección a las víctimas del terrorismo ante el Estado colombiano por 15.000 millones de pesos por los perjuicios ocasionados durante su cautiverio, pero ante el malestar causado frente a la opinión pública, el gobierno y los militares, Betancourt declinó su recurso para no perjudicar a los demás ex-secuestrados quienes tramitaban las suyas.También, declinó una demanda similar ante el estado francés.
Fueron sus padres Gabriel Betancourt, quien fuera Ministro de Educación y fundador del ICETEX (Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior) durante el gobierno conservador de Mariano Ospina Pérez, Gustavo Rojas Pinilla- y de Yolanda Pulecio, quien fuera reina de belleza y Representante a la Cámara por Bogotá.

Betancourt cursó sus estudios de secundaria en el Liceo Francés de Bogotá (Q) y más tarde Ciencia Política en Francia en el Instituto de Estudios Políticos de París (popularmente conocido como Sciences Po'), se especializó en comercio exterior y relaciones internacionales. Vivió varios años en París, donde su padre se desempeñaba como embajador ante la Unesco. Allí conoció a su primer marido, el diplomático francés Fabrice Delloye, con quien se casó en 1981 y se separó en 1990. De este matrimonio tuvo dos hijos, Mélanie y Lorenzo.
Regresa a Colombia en 1989 después del asesinato del líder liberal y candidato presidencial Luis Carlos Galán de quien su madre Yolanda, había sido colaboradora y amiga. Se divorció en 1990 y se unió al Partido Liberal inicialmente desempeñándose como asesora del Ministro de Hacienda Rudolf Hommes, y de Comercio Exterior, Juan Manuel Santos, durante el gobierno de César Gaviria.
En 1994 se lanza a la Cámara de Representantes haciendo fórmula con Claudia Blum que aspiraba al Senado, Betancourt obtiene 15.800 votos que le permitieron salir elegida, allí se destacó por sus denuncias en contra de la corrupción.
Junto con los parlamentarios María Paulina Espinosa, Guillermo Martínez Guerra y Carlos Alonso Lucio, formaron un bloque que se conoció como «Los cuatro mosqueteros» y que hizo importantes denuncias de corrupción. Betancourt inicialmente apoyó al presidente liberal Ernesto Samper, pero más tarde sería una de sus más fuertes contradictoras al destaparse el escándalo del proceso 8.000, que revelaba la filtración de dineros de las mafias del narcotráfico del Cartel de Cali en la financiación de la campaña política que llevó a Samper a la presidencia. Durante esta época y junto con Guillermo Martínez Guerra realizó una huelga de hambre en el Congreso de la República para protestar por la conformación de la Comisión de Acusaciones de la Cámara que absolvió al presidente Samper dentro del escándalo.

Betancourt continuará denunciando en el Congreso los vínculos entre la clase política y los narcotraficantes, razón por la cual recibió en 1996 varias amenazas de muerte por lo que toma la decisión de enviar a sus hijos fuera del país a vivir con su padre. Igualmente se enfrentó a sus copartidarios cuando en marzo de 1997, en medio de una convención del liberalismo gritó "En el Partido Liberal hay intereses mafiosos" y continuó, “desde hace muchos años el Partido Liberal viene teniendo unas relaciones vergonzosas con los delincuentes del país". Íngrid fue abucheada y sacada del recinto.
Para las elecciones de 1998 dejó el Partido Liberal y fundó el Partido Verde Oxígeno, afín a los partidos verdes europeos aunque su principal bandera fue la lucha contra la corrupción. Ingrid viajó a París.
En 1998 llega al Senado de la República con la votación más alta del país, más de 150.000 votos, durante su gestión como parlamentaria lideró el referendo contra la corrupción con el objetivo de realizar una Reforma Política anti-clientelista. Sin embargo esta posibilidad se frustró luego  que más de 500 mil firmas fueran anuladas por la Registraduría. Para esta época, decide respaldar la candidatura presidencial de Andrés Pastrana con el compromiso de que este realice la Reforma Política una vez que alcance el poder. Pastrana incumplió su promesa e Íngrid dijo haberse sentido traicionada.
Betancourt se casó por segunda vez con el publicista colombiano Juan Carlos Lecompte. Durante este período escribe el libro La Rage au cœur, (La rabia en el corazón), originalmente publicado en francés, sobre su visión de la corrupción durante el gobierno de Ernesto Samper. El libro fue un "bestseller" en Francia mientras que en Colombia fue muy criticado. El ex presidente Samper demandó la publicación del libro en Francia por considerar que presentaba acusaciones sin fundamento en su contra buscando que el libro fuera retirado del mercado. Un tribunal de París resolvió que el libro incluyera la nota de protesta de Samper pero no prohibió su publicación.
En las elecciones regionales de 1999 el Partido Verde Oxígeno obtiene su mayor logro con la alcaldía del municipio de San Vicente del Caguán en Caquetá, parte de la Zona de Distensión en la cual el gobierno celebraba diálogos con la guerrilla de las FARC.
Durante su carrera política, Ingrid despertará el interés en la opinión pública por su lenguaje directo e irreverente, denunciando la corrupción de los grandes caciques políticos del país, y por su forma simbólica de hacer política, desligada de la clase política tradicional, además de la huelga de hambre que realizó en el Congreso, también son recordados los episodios en los que repartió condones en las calles argumentando que "la corrupción es el sida de la política en Colombia" y Viagra para "parar a los corruptos", así como el momento en que daba a conocer su programa montada en una Chiva y cuando inició su campaña a la presidencia dándole tres besos a la estatua del libertador Simón Bolívar en la Plaza de Bolívar de Bogotá.
En 2001 renunció a su escaño en el Senado aduciendo que aquel era un "nido de ratas" y presentó su aspiración para llegar a la presidencia en la campaña de 2002 por el partido Verde Oxígeno. En dicha campaña, con su acostumbrado estilo polémico, no ahorró calificativos para sus adversarios Horacio Serpa y Álvaro Uribe Vélez, del primero cuestionó el haber estado involucrado en el escándalo de corrupción del proceso 8.000 “¿Cómo una persona que estuvo alcahueteando lo que estaba sucediendo en el gobierno de Samper puede hoy en día decir que quiere luchar contra la corrupción?” dijo. Mientras del segundo lo cuestionó sus supuestos vínculos con el paramilitarismo: “Yo diría que Álvaro Uribe tolera los asesinatos en Colombia como un método de enfrentar la guerrilla”.

De igual forma a la candidata Noemí Sanín le reclamaba el presentarse como candidata independiente mientras hacía alianzas con políticos tradicionales como Fabio Valencia Cossio. No obstante, Ingrid presentaba un respaldo bajo en las encuestas al momento de ser secuestrada, en parte debido a que la publicación de su libro La rabia en el corazón que había tenido gran acogida en Francia, había generado polémica en Colombia en detrimento de la imagen de Betancourt, puesto que según sus críticos afectaba la "buena imagen" del país en el exterior. A la vez que se imponía Uribe, el candidato considerado de mano dura frente a la guerrilla tras los evidentes fracasos de los diálogos de paz del Caguán del Gobierno Pastrana.
Como aspirante presidencial asistió a una reunión con los jefes guerrilleros de las FARC en una sesión especial con los candidatos por invitación del gobierno en la zona de distensión, allí sentada frente a algunos de los principales miembros del secretariado les increpó por la práctica del secuestro y pidió que acabaran definitivamente con dicho método. Que liberaran a todos los secuestrados. Que sin ese paso, la paz y la reconciliación entre los colombianos no era posible.

Secuestro

Al suspenderse los diálogos con las FARC en febrero de 2002 el gobierno de Pastrana ordenó la toma de la llamada Zona de Distensión por parte del ejército.
Para el 23 de febrero, el presidente Pastrana viaja a San Vicente del Caguán con el objetivo de reconocer la presencia de la fuerza pública nuevamente en el municipio y convoca una rueda de prensa internacional. Ingrid Betancourt, en medio de su propia campaña presidencial decide hacer acto de presencia, según dijo, para solidarizarse con el pueblo de San Vicente y acompañar a su alcalde quien había sido elegido por el partido de Betancourt y a quien había prometido acompañar en las buenas y en las malas. 

...El gobierno da la orden de retirar el grupo de escoltas a cargo de la seguridad de la candidata presidencial, probablemente con la intención de evitar la presencia de un candidato de la oposición durante la rueda de prensa del presidente Pastrana...
Ingrid parte hacia San Vicente del Caguán, por tierra desde Florencia, porque no se le había permitido viajar en un helicóptero militar que se desplazaba hacia aquel lugar. Como anunciado por el gobierno, la operación militar Tanatos permite un gran despliegue de tropas en la zona y el sobrevuelo constante de helicópteros militares sobre la carretera. Cuando el vehículo de Betancourt pasa un retén del Ejército a la salida de Florencia, los soldados verifican los documentos de identificación de los pasajeros, pero no se oponen a que siga su ruta, así como tampoco lo hacen con los demás vehículos que transitan por el retén. Adelante del vehículo de Betancourt pasan por el mismo retén militar un jeep de la Cruz Roja, un taxi y una moto...

Después de avanzar varios kilómetros, Ingrid y su jefe de debate Clara Rojas son detenidas y secuestradas por las FARC, los demás pasajeros son subidos en un vehículo diferente y fueron liberados a las pocas horas. Los entonces ministros de Justicia e Interior declararon ante los medios que la candidata era responsable de su secuestro.

El ataque del gobierno queriendo culpabilizar a Betancourt por su secuestro respondía probablemente al temor de los funcionarios de gobierno ante la posibilidad que se hicieran investigaciones conducentes a poner en evidencia su responsabilidad al desproteger a un candidato presidencial quitándole sus escoltas. El Partido Verde Oxígeno se declaró sorprendido por estas afirmaciones y respondió en un comunicado: "Reclamamos al Gobierno que asuma su responsabilidad en la búsqueda de la liberación de Ingrid, no sólo porque es su obligación garantizar el ejercicio de la democracia, sino también porque fue por su negligencia que la candidata tuvo que transportarse por tierra hacia San Vicente del Caguán".
Desde el cautiverio, Betancourt se referiría así a las afirmaciones que la señalaban como responsable de su secuestro:
“Se le ha dicho a la opinión pública que fuimos irresponsables, que fuimos imprudentes y que por lo tanto somos culpables de estar aquí secuestradas. Eso es mucha crueldad o mucha ignorancia. Añadir a lo que hemos vivido ese tipo de comentarios”.
Junto con otros congresistas y políticos secuestrados por las FARC, el secuestro de Betancourt y Rojas fue catalogado como político. Junto con varios militares secuestrados desde el gobierno de Samper, las FARC esperan canjear estos secuestrados por guerrilleros detenidos en prisiones colombianas, en lo que se ha denominado un Acuerdo Humanitario.
Debe aclararse que los políticos y militares canjeables en diciembre de 2007 eran 46 según la Fundación País Libre, de los cuales 20 eran policías, 14 militares, nueve políticos y tres estadounidenses algunos de ellos liberados a inicios del año 2008 (Operación Emmanuel) y otros que fueron rescatados junto con Betancourt en julio del mismo año (Operación Jaque); sin embargo, estos no son los únicos secuestrados por las FARC. 

Dicha organización también realiza secuestro extorsivo (por dinero), siendo mucho mayor el número de estos secuestrados que el de secuestrados canjeables. Según cifras del año 2006 de la ONG Fundación Nueva Esperanza, las FARC retienen secuestrados a 1.100 personas de diversas nacionalidades de todo tipo de condición social reclamando dinero a cambio de su devolución.

Rescate

El 2 de julio de 2008, Ingrid Betancourt fue rescatada por el ejército colombiano bajo la dirección del entonces presidente de la República Álvaro Uribe Vélez en una zona selvática del departamento del Guaviare de Colombia en una operación de inteligencia militar denominada "Operación Jaque", junto a tres ciudadanos estadounidenses y siete miembros del Ejército de Colombia y cuatro miembros de la Policía Nacional de Colombia.
Para la noche de ese mismo día, participó  junto a los demás rescatados, en una conferencia de prensa (excepto los 3 norteamericanos, quienes fueron trasladados de inmediato a Estados Unidos) organizada por el presidente Uribe, que contó con la presencia de todos los ministros del gobierno y los comandantes de las Fuerzas Militares de Colombia. Los rescatados dieron testimonios de su cautiverio, de su liberación y exhortaron a las FARC a alcanzar la paz.
La Radio Suisse Romande reportó sobre un supuesto pago de 20 millones de dólares a alias "César" por la liberación de Betancourt y los demás secuestrados.La cancillería francesa rechazó oficialmente que su gobierno hubiese realizado cualquier pago. El Comandante de las Fuerzas Armadas colombianas negó cualquier pago del gobierno colombiano y afirmó que, en caso de haber pagado, habría sido mejor comunicarlo para desmoralizar a las FARC.

Después del cautiverio

Después de su liberación Ingrid Betancourt se trasladó con su familia a Francia, dedicándose a trabajar por las víctimas del terrorismo y en especial por quienes aún permanecían en poder de las FARC, manifestó que no descansaría hasta que todos quienes permanecían en cautiverio por esa guerrilla recobraran su libertad y que símbolo de ello sería su cabello el cual no se cortaría hasta que el último de los secuestrados fuera liberado. Betancourt continuó enviando reiterados mensajes a Alfonso Cano y a sus hombres para que buscaran caminos de paz. Más tarde, anunció que se retiraría de la vida política.
Creo que la política contamina, le quita pureza a las acciones que uno quiera emprender desde el corazón y rebaja las aspiraciones de servir a los demás. No quisiera estar metida en una contienda electoral. No quiero estar en un espacio donde hay polarización y división.
Betancourt realizó varios encuentros con líderes mundiales como Ban Ki-moon, Rodríguez Zapatero, Benedicto XVI y Giorgio Napolitano y recibió varios reconocimientos entre ellos la Legión de Honor en el grado de caballero, otorgada por el presidente francés Nicolás Sarkozy. Betancourt declaró que dedicaba el galardón a "todos los que sufrieron", "los que no volvieron" y "los que siguen cautivos". La recepción fue organizada en los jardines del Palacio del Elíseo tras el desfile militar del 14 de julio que celebra la Toma de la Bastilla.
En septiembre de 2008 mientras Betancourt se encontraba en Nueva York participando en un foro de Naciones Unidas a favor de las víctimas del terrorismo se anunció que había sido ganadora del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia porque «personifica a todos aquellos que en el mundo están privados de libertad por la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la violencia terrorista, la corrupción y el narcotráfico», según la Fundación Príncipe de Asturias.
Días después el gobierno chileno manifestó que había postulado oficialmente a Betancourt al Premio Nobel de Paz como ya lo había anunciado la presidenta Michelle Bachelet meses atrás quien entonces manifestó que estaba impresionada por la fortaleza de Betancourt.
La gira americana de Betancourt la llevó a visitar los presidentes Cristina Fernández, Michelle Bachelet, Alan García, Evo Morales, Lula Da Silva para lograr su apoyo en la búsqueda de la liberación de los demás rehenes y terminó en Caracas donde se reunió con el presidente Hugo Chávez a quien agradeció los esfuerzos llevados a cabo en su liberación y la del resto de rehenes de las FARC afirmando que, sin su esfuerzo, dicha liberación "posiblemente jamás se hubiese realizado".
El 09 de julio de 2010 se dio a conocer un recurso de indemnización interpuesto ante el gobierno colombiano, en la cual ella y su familia piden al Ministerio de Defensa 15.000 millones de pesos (unos 8.390.670 de dólares aproximadamente) por los perjuicios ocasionados durante su cautiverio. La demanda causó malestar y sorpresa en la Presidencia, en el ejército y a gran parte del pueblo colombiano. El gobierno denunció que Betancourt estaba atacando ante la justicia a los soldados que la habían liberado. La demanda suscita asimismo una fuerte oleada de rechazo contra Betancourt ante la opinión pública.

En una entrevista televisada, el 11 de julio Betancourt expresó que la suma era simbólica, y que su objetivo era denunciar la responsabilidad de la administración Pastrana, que le había retirado sus guardaespaldas y negado un cupo en el helicóptero presidencial, provocando el viaje por tierra durante el cual fue secuestrada. En la actualidad reside en Inglaterra y se encuentra realizando una Maestría en Teología en la Universidad de Oxford.www.wikipedia.org

                   !HONOR, AQUIEN HONOR MERECE!


Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.