ALEJANDRO VON HUMBOLDT


                                                                                   ALEJANDRO VON HUMBOLDT
«PADRE de la Geografía Moderna Universal». 

Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander Freiherr von Humboldt, nació el 14 de septiembre de 1769 en Berlín, la capital de Alemania y uno de los dieciséis estados federados alemanes, y  se localiza al noreste de Alemania, a escasos 70 km de la frontera con Polonia. Por la ciudad fluyen los ríos Spree, Havel, Panke, Dahme y Wuhle.

Muere el 06 de mayo de 1859, mejor conocido en español como Alejandro de Humboldt, fue un polímata: geógrafo, astrónomo, humanista, naturalista y explorador alemán, hermano menor del lingüista y ministro Wilhelm von Humboldt.

Es considerado el «padre de la Geografía Moderna Universal». Fue un naturalista de una polivalencia extraordinaria, que no volvió a repetirse tras su desaparición. 

Sus viajes de exploración le llevaron desde Europa a América del Sur y del Norte hasta Asia Central. Se especializó en diversas áreas de la ciencia como la etnografía, antropología, física, zoología, ornitología, climatología, oceanografía, astronomía, geografía, geología, mineralogía, botánica, vulcanología y el humanismo.

Formación y exploración

Nació  en Berlín, hijo de Alexander Georg von Humboldt, un oficial del ejército de Federico II el Grande de Prusia, y de Marie Elizabeth von Hollwege, heredera de una fortuna de un matrimonio anterior. Recibió educación en el castillo de Tegel, del actual distrito de Reinickendorf, Berlín y se formó intelectualmente en Berlín, Fráncfort del Oder y Gotinga. 

Durante su adolescencia deseaba dedicarse a la carrera militar, pero su familia lo alejó de esta inclinación. Realizó su primer viaje formativo en la primavera de 1790 y lo llevó a lo largo del río Rin hasta Holanda y de allí a Inglaterra, con lo que empezó a soñar con navegar a otros continentes. El regreso a su país lo hizo en el marco de la Revolución francesa, lo que contribuyó al fortalecimiento de sus ideas liberales.

Estudió en la Escuela de Minas de Freiberg y trabajó en un departamento del gobierno, pero tras la muerte de su madre a finales de 1796 renunció a su carrera de funcionario público prusiano y se lanzó de lleno a sus ambicionados viajes científicos. Tenía disponibilidad de fondos económicos, fruto de su herencia, y se relacionaba con personalidades como Friedrich Schiller y Johann Wolfgang von Goethe.

Viajó a París y planeó un viaje por África. Sin embargo, este proyecto se vio truncado, por lo que decidió partir a explorar América del Sur y Centroamérica (1799). En compañía del francés Aimé Bonpland, y del ecuatoriano Carlos de Montúfar (desde 1802) recorrió diez mil kilómetros en tres etapas continentales. 

Las dos primeras en Sudamérica, partiendo de Cumaná y Caracas, y en el Alto Orinoco, visitando La Esmeralda y el río Casiquiare. La segunda de Bogotá a Quito por los Andes, y la tercera recorriendo la Nueva España, donde obtuvo las autorizaciones necesarias para recorrer el vasto territorio, con la condición de que no revelara esa información al gobierno de Estados Unidos. Logró recopilar gran cantidad de datos sobre el clima, los recursos naturales, la orografía, la flora y la fauna de la región. En la Nueva España, se levantó, bajo su dirección, el primer censo nacional,[cita requerida] e impresionado por la riqueza y por la forma del territorio lo calificó como "el cuerno de la abundancia".
  
Visitó Santa Fe de Bogotá con el principal objetivo de entrevistarse con el botánico José Celestino Mutis, lo que le representó tener que remontar el río Magdalena y ascender por los caminos de los Andes. Realizó importantes estudios de los volcanes del Ecuador, donde fue recibido en Quito por los aristócratas locales.

Humboldt terminó sus viajes por América con una visita a Estados Unidos, donde fue huésped del presidente Thomas Jefferson, un aficionado de los estudios geográficos, en especial sobre la Nueva España, poco después México, gracias a los cuales Estados Unidos obtuvo información estratégica de la riqueza de su vecino y del estado de debilidad interior que lo aquejaba. Los servicios de Humboldt, aportados ingenuamente, fueron cruciales para avivar el deseo norteamericano por apoderarse de los territorios mexicanos, como al poco tiempo ocurrió.

De hecho el "Mapa de la Nueva España", que a la postre apareció publicado en su "Ensayo Político de la Nueva España" (1811), era conocido y utilizado por el ejército de Estados Unidos con miras a la guerra contra México.

Finalmente Humboldt, Bonpland y Montúfar regresaron a Europa desde Filadelfia, llegando el 30 de junio de 1804 a Francia. En París conoció a Simón Bolívar, quien solía decir que Humboldt era "el descubridor científico del Nuevo Mundo, cuyo estudio ha dado a América algo mejor que todos los conquistadores juntos". Humboldt conoció en París en 1818 al joven científico peruano estudiante en la École Royal de Mines de París Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz, de quien fue años después su gran amigo y mentor, como fue del ecuatoriano Montúfar, quien volvió al Ecuador a luchar por la independencia de su patria.

Viaje de Humboldt y Bonpland por Venezuela.                                                                                   
Viaja a España donde obtiene dos salvoconductos, uno otorgado por Mariano Luis de Urquijo y el otro extendido por el Consejo de Indias para realizar la expedición a tierras americanas. El 5 de junio de 1799 zarpan de La Coruña a bordo de la corbeta de guerra Pizarro y 14 días después hacen escala en las islas Canarias donde organizan una expedición para subir hasta el cráter del volcán Teide y entablar reuniones con científicos de Tenerife. Retoman el rumbo hacia las Indias Españolas con dirección a La Habana y México, pero una epidemia de fiebre tifoidea desatada en la embarcación los hace desviarse hacia Tierra Firme y desembarcar en Cumaná al oriente de Venezuela el 16 de julio de ese año. 

Desde allí recorren la península de Araya, Cumanacoa, el Valle de Caripe, la Cueva del Guácharo, el Lago de Guanoco, las misiones de San Fernando y otros lugares del actual oriente venezolano. Seguidamente parten hacia al puerto de La Guaira, haciendo escala en Higuerote, desde donde Bonpland continúa el viaje por tierra. El 20 de noviembre llega Humboldt a La Guaira y emprende marcha hacia Caracas. Allí se encuentra con Bonpland y son recibidos por el gobernador y capitán general Manuel de Guevara Vasconcelos, quien se ocupa de atenderlos.

Ya instalados, ambos viajeros (Humboldt y Bonpland) se dedican a explorar los alrededores de la ciudad y el 2 de enero de 1800 ascienden al Cerro el Ávila acompañados por Andrés Bello, quien pronto sería reconocido como El Patriarca de las Letras Americanas. Luego parten hacia los valles del Tuy y Aragua, visitan Antímano, La Victoria,Turmero, Maracay, Valencia, Guacara, Las Trincheras y Puerto Cabello. Desde allí se dirigen a los llanos centrales pasando por Calabozo y San Fernando de Atabapo. Siguen hacia la Guayana venezolana y recorren los pueblos de misión hasta llegar a San Carlos de Río Negro.

Exploran el río Orinoco, sus afluentes y en particular el brazo Casiquiare, un peculiar afluente que comunica las cuencas del Orinoco y el Amazonas. Visitan Angostura (actual Ciudad Bolívar)y desde allí se dirigen por El Pao a Barcelona y luego a Cumaná, terminando así el recorrido por el territorio de Venezuela.

En términos generales, la expedición se ocupó del estudio de los recursos naturales (flora, fauna, minerales, ríos, suelo, fenómenos, etc.), así como de la observación de las costumbres indígenas y del resto de la sociedad. Bonpland fue el encargado de recolectar las plantas, la mayoría de ellas desconocidas por la ciencia de la época, y de colaborar con Humboldt en la redacción posterior de varios trabajos.

Viaje de Humboldt y Bonpland por el Nuevo Reino de Granada

En marzo de 1801 Humboldt y Bonpland regresan a Sudamérica tras haber estado en tierras cubanas, La Habana, Batabanó y Trinidad, llegando por accidente a Cartagena de Indias, luego de que una tormenta desviara su barco.

Allí conocen a José Ignacio de Pombo, quien les narró los esfuerzos que en Santa Fe de Bogotá realizaba el sacerdote José Celestino Mutis al frente de la llamada Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada. Esto, los determinó a cambiar los planes y dirigirse al interior del Nuevo Reino.

El historiador Michael Zeuske, de la Universidad de Colonia, Alemania, considera, en su tesis "Alexander von Humboldt y la comparación de las esclavitudes en las Américas", que"El primer territorio americano visitado por Humboldt que no era parte de la periferia del imperio colonial hispánico (como Cumaná, Caracas, los llanos, Guayana, Parime, el Orinoco o Cuba...fue el Nuevo Reino de Granada. La Nueva Granada era un centro en el sentido de “reino”, o, mejor, “reyno”, es decir las partes del virreinato, gobernadas directamente por un virrey (en su tiempo el burócrata Pedro de Mendinueta).

En cuanto a la experiencia de Humboldt en este territorio podemos comprobar tres aspectos de su viaje en real time: 1.-su predisposición de científico reformador, muy reforzada por sus experiencias en la Venezuela politizada, y 2.- su manejo de las complicadas redes de comunicación en cuanto a tres fenómenos que tenían que ver unos con otros: a) la revolución de Haití (que entre 1797 y 1802 ostentaba cierta estabilidad bajo Toussaint), b)el autonomismo de los criollos y la esclavitud.

Sin embargo, la llegada de Humboldt apenas fue considerada por el Gobernador Regio de Cartagena de Indias, Anastasio de Zejudo.  El citado Zeuske señala: "Para los funcionarios imperiales, en la primera parte de su viaje, Humboldt no merecía una noticia en sus procederes burocráticos, con excepción de Vicente de Emparan en Cumaná. 

Mutis y la Expedición Botánica. José Celestino Mutis.

"El barón de Humboldt venía a la Nueva Granada... con el propósito de trazar el mapa de la región norte del Amazonas y comparar sus colecciones con las del botánico José Celestino Mutis. Lo que no esperaba encontrar era un equipo tan organizado de herbolarios y pintores trabajando en tan magna empresa. Con la generosidad propia de su espíritu, elogió ampliamente la obra de Mutis y enfatizó su admiración por los trabajos pictóricos. Así lo manifestó también más tarde en la correspondencia que sostuvo con Don José Celestino Mutis."

Las dos estancias del barón Alexander von Humboldt en Cuba suman en total unos tres meses: del 19 de diciembre de 1800 hasta el 15 de marzo de 1801, y del 19 de marzo hasta el 29 de abril de 1804. En ambas ocasiones estaba, en cierto sentido, de tránsito: primero camino de Venezuela a Colombia, y en la siguiente, de México a Estados Unidos.

Su estancia en la Isla fue fructífera. Su libro "Ensayo político sobre la Isla de Cuba" describe de manera sistemática las características de dicha isla y finaliza describiendo su viaje hacia Batabanó y Trinidad. Como un añadido posterior hace un alegato contra la esclavitud de gran valor ético. 

Ello le arranca esta confesión: 
"Desde que el perfeccionamiento del arte de la navegación y la creciente actividad comercial de los pueblos ha acercado las costas de ambos continentes, desde que La Habana, Río de Janeiro y Senegal casi no nos parecen sitios más lejanos que Cádiz, Esmirna o los puertos del Báltico, uno duda al querer atraer la atención del lector hacia una travesía desde las costas de Caracas hasta la isla de Cuba. El Mar de las Antillas es hoy tan conocido como el Mediterráneo".

En el contexto de las Antillas, Cuba también constituye un caso excepcional: su larga tradición como lugar de asentamiento y su fuerte identidad nacional —que puede sorprender en un país que fue dependiente por más tiempo que otros—, la distinguen de otras islas y la acercan a las naciones de Europa. La Habana, ante el recién llegado de entonces, parece al mismo tiempo metrópoli y colonia. Cuba ocupa un sitio especial en la topografía imaginaria de Humboldt: como frontera geográfica entre la América del Norte y la del Sur, como eslabón imaginario entre América y Europa, como pausa necesaria en el viaje de Venezuela a Colombia y de México a los Estados Unidos.

Además, como región civilizada en comparación con los paisajes arcaicos de los llanos, de la selva y del Orinoco; como terreno relativamente familiar en medio de lo ajeno. Cuba viene a ser el espacio intermedio de Humboldt, un microcosmos de su viaje a América, en el que los más disímiles fenómenos observados parecen sintetizarse y coexistir contradictoriamente. Es considerado el "segundo descubridor" de la isla después de Colón.
Viaje por Nueva Granada, Quito y el Perú: Caldas y Montúfar

Desde Bogotá, cruzando el altiplano andino, el alemán llegó hasta Quito. En Quito, capital de la Real Audiencia de Quito, Humboldt es recibido en 1802 por los nobles locales, entre ellos, la familia de Juan Pío Montúfar, marqués de Selva Alegre. Junto con el hijo de este, Carlos de Montúfar, Humboldt realizó varias ascensiones a los Andes ecuatorianos, entre ellos al Chimborazo, el nevado más alto del Ecuador. También subió el volcán Cayambe. Humboldt recorrió prácticamente toda la Sierra del Ecuador, realizando mediciones de las montañas y recolectando plantas. 

El alemán se mostró muy interesado en el estudio de las ruinas incaicas existentes en el actual Ecuador, como el castillo de Ingapirca, en la provincia del Cañar. Realizó también una importante ascensión al volcán Pichincha, monte tutelar de Quito, en compañía del joven Montúfar. Se alojó en la residencia palaciega de los marqueses de Selva Alegre y fue recibido por otras importantes familias nobles de Quito, como los marqueses de Maenza, quienes lo atendieron en su hacienda de La Ciénega, en las cercanías del volcán Cotopaxi y de la ciudad de Latacunga, que también estudió.

Su presencia en Quito motivó acres comentarios del naturalista Francisco José de Caldas, quien escribió que en Quito, a diferencia que en Bogotá, el alemán se había hecho amigo de "jóvenes obscenos y disolutos", que practicaban "amores impuros". Relató que, supuestamente, antes de la ascensión al Pichincha, Humboldt se amaneció en una juerga con Montúfar.
Caldas se encontró en Quito con Humboldt, y se sumó a algunos de sus recorridos con la esperanza de formar parte del resto de la expedición del alemán. No obstante, Humboldt —quien como se sabe se costeaba todos sus gastos— no quiso que continuara en la expedición hacia el Perú y México, lo que al parecer molestó a Caldas

Este acusó luego a Humboldt de visitar casas en Quito en donde "el amor impuro rige", y de poner sus pasiones por encima de los nobles propósitos de la ciencia: "se apodera esta pasión vergonzosa de su corazón y ciega a este joven sabio hasta un punto que no se puede creer", dijo en una carta a José Celestino Mutis. Calificó a Montúfar como un "Adonis ignorante, sin principios y disipado", y llegó a insinuar que hubo una relación sexual entre ellos al afirmar que "Venus se ha mudado de Chipre a Quito".
El marques de Selva Alegre, padre de Carlos, le permitió acompañar al alemán en su gira por la América española, pagando una fuerte suma de dinero por el viaje del joven Montúfar, lo que incluyó su manutención. Al respecto, comentó Caldas amargamente: "El señor barón de Humboldt partió de aquí (Quito) el ocho del corriente (junio de 1802) con Mr. Bonpland y su adonis, que no le estorba para viajar como Caldas". Esta podría ser una de las razones por las que Humboldt prefirió llevar al joven aristócrata, a pesar de que no era un científico experimentado como ya era en su momento Caldas.
Carlos de Montúfar llevó un diario del viaje, que inicia en Quito y termina en Cajamarca, en el Perú(1802). En él hizo importantes anotaciones, como la referente a la ascensión de la expedición al Chimborazo. Mencionó también la visita a la fortaleza incaica de Ingapirca, y las costumbres de la población indígena de Cuenca. Montúfar estuvo en la expedición durante todo el trayecto por los actuales Ecuador, Perú, México y Estados Unidos. Incluso llegó con Humboldt hasta París, en donde se separaron, pues el joven quiteño tenía previsto estudiar en España.
En 1805, Montúfar viajó a España, llevando consigo varias cartas de recomendación del alemán. Durante algún tiempo, además, recibió ayuda económica de Humboldt, a quien escribió una carta llamándole "amado amigo". Pasó, al parecer, necesidades en España, pues una carta de crédito de 5.000 pesetas con la que viajó desde Quito no le fue pagada en Madrid. 

Antes de separarse de Humboldt en París, el barón le dio 8.000 pesetas para sus gastos y le hizo luego varios giros desde Berlín, por medio del sistema existente en la época de cartas de crédito (libranza) entre banqueros corresponsales. Una carta encontrada en el archivo de Humboldt en Berlín muestra los pedidos de ayuda económica de Montúfar al sabio alemán, pero no se sabe si finalmente pudo pagar dichos préstamos. En la misma carta, el joven noble criollo llama a Humboltd "mi padre y amigo".
Las cartas de Caldas sobre la relación con Carlos Montúfar son consideradas, hasta hoy, algunas de las insinuaciones más importantes sobre la posible homosexualidad de Humboldt, aspecto sobre el cual se han pronunciado importantes intelectuales alemanes en los siglos XIX y XX.
En el Perú, al que llegaron por Loja a Cajamarca, las observaciones de Humboldt permitieron el descubrimiento de la Corriente de Humboldt. Desde Lima, la expedición embarcó nuevamente hacia Guayaquil, para conseguir un barco hacia México.

Viaje por Nueva España (México)

El 22 de marzo de 1803 llega con una fragata española de Guayaquil (Ecuador) a Acapulco, el puerto mexicano del Pacífico. Visita las cercanías y las describe en su diario, antes de proseguir su viaje el 29 de marzo por Chilpancingo y Taxco hasta la Ciudad de México (llegando el 12 de abril). En un México, construido con las ruinas de la capital de los aztecas, Humboldt descifra el calendario azteca o Piedra del Sol que fue desenterrado en la Plaza Mayor, y hace varias excursiones en los alrededores.
Por ejemplo, visita las minas de Pachuca, Real del Monte, Morán y Guanajuato y los impresionantes alcantarillados de la ciudad en Huehuetoca. Además sube el 19 de septiembre de 1803 a la cumbre del Jorullo, emergido de las entrañas de la Tierra cuarenta y cuatro años antes en el estado de Michoacán. Sus historias sobre el volcán se difunden rápidamente en Europa y atraen numerosos aventureros que quieren experimentar por sí mismos lo que ha descrito Humboldt en sus textos. El Jorullo se volvió el volcán más conocido entre los científicos.
En enero de 1804 Humboldt regresa a la alcantarilla de Huehuetoca y escribe sobre su penosa construcción, lamenta sobre todo las inhumanas condiciones de trabajo para los indios. También se preocupa de las circunstancias en las minas coloniales, escribe un amplio informe sobre la mina de Guanajuato e intercede a favor de los trabajadores. Estuvo muy activo en la ciudad de México, planeó perfiles geológicos, atendió exámenes del Colegio de Minería y visitó varias instituciones y eruditos. 
El 20 de enero de 1804 sale del centro cultural iberoamericano y va a Veracruz. Durante su viaje mide el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl y escala el Cofre de Perote. La medición de los volcanes es una evidente prioridad de su viaje, en particular el Pico de Orizaba, que Humboldt midió sólo de lejos; esto tiene una importancia para los navegantes que se acercaban a la costa mexicana. Más estaciones en su camino son Puebla/Cholula y Xalapa. Después de su estancia en Veracruz (18 de febrero hasta el 7 de marzo) continúa su viaje por La Habana hacia los Estados Unidos.
En agosto de 1804 – después de cinco años de viaje - Alexander de Humboldt regresa con su material científico a París y es recibido y celebrado por diez mil personas. Entusiasmó y cautivó a la gente con su curiosidad y su saber. El tiempo siguiente lo pasa en París analizando sus resultados, en 1807 se muda a esta ciudad. Apoya a varios científicos y artistas (entre ellos el matemático Karl-Friedrich Gauss y el músico Félix Mendelssohn Bartholdy), y aconseja al joven Werner von Siemens con la fundación de su empresa. Los planes para su “segunda vocación en la vida”, un viaje de investigación a Asia, son obstaculizados una y otra vez.
Humboldt y Bonpland publican varias obras de manera conjunta, la más importante de las cuales es el Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente, aparecida en francés, en 13 volúmenes, entre 1816 y 1831.

Visita a Estados Unidos

El remate a la gran expedición americana fue una visita a los Estados Unidos, donde Humboldt ya era considerado como investigador y científico. Su visita fue aprovechada por el presidente Thomas Jefferson, quien lo tuvo tres semanas como "huésped" en Washington DC y Filadelfia. Además de sondear las ideas de su huésped acerca de los límites de estadounidenses con relación a los ríos Sabina o Grande y un canal interoceánico, Jefferson ordenó al Secretario del Tesoro, Albert Gallatin hacer copias de los mapas y otros materiales del científico.
El 19 de junio, Humboldt tuvo que pedirle a James Madison que le recordara a Gallatin la devolución de algunos de sus materiales:
"...Siento que volveré a este hermoso país, en unos pocos años. El camino desde el Missouri hasta el Océano Pacífico será abierto.... A través del mismo correo, le ruego recordar al Sr. Gallatín mis mapas de México".

El esclavismo en los Estados Unidos

Humboltd, crítico del sistema esclavista, se refirió a esta explotación inhumana en muchas oportunidades; una de ellas es la carta que dirigiera el 20 de junio de 1804 a William Thornton. 
Entre 1804 y 1827 se estableció en París, donde recopiló y publicó el material recogido en su expedición, contenido todo él en treinta volúmenes que llevan por título "Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente"Uno de los hallazgos derivados de sus expediciones es el estudio sobre el vulcanismo y su relación con la evolución de la corteza terrestre. 

Durante su estadía en el Perú, Alexander von Humboldt pudo percatarse de la diferencia de temperaturas del océano Pacífico en determinadas épocas del año, especialmente las aguas frías que provienen desde el sur del continente americano en su desplazamiento hasta el norte, pasando por la costa peruana. De allí comenzó a llamarse esta corriente oceánica como corriente de Humboldt.

Diplomático "ilustrado"

En 1827 regresó a Berlín, fue nombrado chambelán del rey y se convirtió en uno de sus principales consejeros, por lo que realizó numerosas misiones diplomáticas.

Expedición a Rusia

En 1829, por encargo del zar, efectuó un viaje por la Rusia asiática, en el curso del cual visitó Dzhungaria (frontera con China) y el Altái. Durante los últimos veinticinco años de su vida, se concentró principalmente en la redacción de "Cosmos", monumental visión global de la estructura del universo. Humboldt es considerado uno de los últimos ilustrados.
Tras haber gastado toda su fortuna, murió en 1859, sin dejar descendientes y sus restos fueron sepultados en el panteón de Tegel.
A pesar de su amplia influencia en el mundo, la figura y la obra de Humboldt son relativamente poco conocidas en Alemania. Para dar vuelta a esta situación se han puesto en marcha varios proyectos tendentes a dar a conocer masivamente su obra en su país natal y en el mundo. La más ambiciosa es la iniciativa para construir el "Humboldt Forum", que será un centro cultural en el centro de Berlín.

Por otra parte, la iniciativa del escritor alemán Hans Magnus Enzensberger pretende recuperar la figura de Humboldt como ejemplo para sus conciudadanos, que a su juicio sólo tienen presentes los personajes negativos de la historia alemana. Por ello, publicó varias de sus obras (2004), entre ellas Cosmos y Ansichten der Kordilleren. La editorial Eichborn Verlag invirtió 1,5 millones de euros en el proyecto. 

Como parte de la campaña de divulgación de la figura del explorador, los aproximadamente 32.000 menores que estudian en escuelas que llevan el nombre de Humboldt recibieron gratis un paquete con las ediciones de Enzensberger.

Contribuciones de Humboldt a la ciencia:

Los textos suramericanos de Humboldt comprenden treinta volúmenes publicados en treinta años. Compuestos de libros científicos, atlas, tratados de geografía y economía de Cuba y México, una narrativa de sus viajes y un examen crítico de la historia de la geografía del Nuevo Continente.

En sus "Vistas de las cordilleras y monumentos de los pueblos indígenas de América", utiliza por primera vez imágenes de manera que sean elemento fundamental y no una mera ilustración. Están basadas en sus propios dibujos y son impresas con la técnica de la litografía como láminas, algunas en color. Humboldt escribe sus textos científicos en colaboración con otros científicos. Dedicó el volumen consagrado a geología a su amigo Goethe.

En su “Cosmos”, cuyo objetivo era comunicar la excitación intelectual y la necesidad práctica de la investigación científica, describe en cinco volúmenes todos los conocimientos de la época sobre los fenómenos terrestres y celestes.
Se atribuye a Humboldt la invención de nuevas expresiones, como isodinámicas, isotermas, isoclinas, Jurásico y tempestad magnética. Desarrolló las bases de la geografía física, la geofísica y la sismología. Demostró que no puede haber conocimiento científico sin experimentación verificable.

Abreviatura (botánica)

  • La abreviatura H.B. se emplea para indicar a Alexander von Humboldt como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales.

Honores y Distinciones

  • A lo largo de la historia son muy numerosos los reconocimientos que ha recibido la figura de Humboldt: 
  • especies biológicas, 
  • elementos geográficos, 
  • parques y reservas naturales, 
  • localidades, 
  • calles, 
  • buques, 
  • cuerpos espaciales, 
  • universidades, 
  • institutos,
  • colegios, etc. 
  • Su figura ha sido reproducida en sellos y billetes.
En vida de Humboldt se publicaron numerosos elogios de sus contemporáneos. En 1827, Humboldt recibió la nacionalidad mexicana como reconocimiento a sus labores, por parte del primer presidente de México, Guadalupe Victoria.
En 1859, el presidente mexicano Benito Juarez lo declaró Benemérito de la Patria.

Obra de Alejandro de Humboldt

La obra bibliográfica es extensa. Sin embargo, son dos las obras que se pueden considerar como extremas o maestras: la primera de ellas escrita originalmente en francés y titulada Le voyage aux régions equinoxiales du Nouveau Continent (Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente), escrita entre 1799-1804, por Alexandre de Humboldt y Aimé Bonpland (París, 1807). 

La obra está compuesta de unos 30 folios en cuatro volúmenes y engloba un número considerable de obras subordinadas, siendo las más importantes entre las que se pueden enumerar:
  • Vue des Cordillères et monuments des peuples indigènes de l'Amérique (“Vista de la Cordillera y monumentos de los pueblos indígenas de América”), (1810).
  • Examen critique de l'histoire de la géographie du Nouveau Continent (Examen crítico de la historia de la geografía del Nuevo Continente”), (1814-1834).
  • Atlas géographique et physique du royaume de la Nouvelle Espagne (“Atlas geográfico y físico del virreinato de la Nueva España”), (1811).
  • Essai politique sur le royaume de la Nouvelle Espagne (Ensayo Político sobre el reino de la Nueva España), (1811).
  • Essai sur la géographie des plantes (Ensayo sobre la geografía de las plantas), (1805).
  • "Relation historique (Relación histórica) (1814-1825), una narración inconclusa de sus viajes, inclusive: Essai politique sur l'île de Cuba (“Ensayo político sobre la isla de Cuba”).
La segunda obra de gran importancia y relevancia es “Kosmos” (“Cosmos”). Iniciada su redacción cuando Humboldt tenía 76 años de edad, es una obra que constituirá la coronación de su vida. Los primeros dos capítulos fueron publicados y básicamente elaborados entre los años 1845 y 1847. 

La idea de este trabajo deriva del deseo de comunicar una descripción gráfica del mundo físico que él había estudiado y observado durante casi medio siglo. Esta idea toma forma, por primera vez, después de una serie de conferencias dictadas por él en la Universidad de Berlín, en el invierno de 1827–1828.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO VON. 1805-1833: Cuvier, Latreille, Valenciennes y Gay-Lussac cooperaron en el “Recueil d'observations de zoologie et d'anatomie comparée”.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO VON. 1805-1832: “Recueil d'observations zoologie et d'anatomie comparée”. París - Francia.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO VON. 1808: “Ansichten der Natur” (Stuttgart y Tubinga). A. de Humboldt tiene tres ediciones a lo largo de su vida, y fue traducido en prácticamente todas las lenguas europeas.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1815-1825: “Nova genera et species plantarum” (7 vols. folio), que contiene descripciones de más de 4500 especies de plantas recolectadas por Humboldt y Aimé Bonpland, compilado principalmente por Karl Sigismund Kunth.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO VON. 1848-1858: “Cosmos”. Londres – Reino Unido.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1907: “Correspondance d'Alexandre de Humboldt avec François d'Arago”. Ed. por E.T. Hamy. París - Francia.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO VON. 1808: J. Oltmanns ayudó en la preparación del “Recueil d'observations astronomiques”.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1955. "Essai sur la geógraphie des plantes, accompagné d'un tableau physique". Instituto Panamericano de Geografía. Ciudad de México - México.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1969.Cartas de viaje”. En: “Alejandro de Humboldt 1769-1969”. (pp:145-158). Inter Naciones. Bad Godesberg - Alemania.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1972. “Cuadros de la Naturaleza”. Monte Ávila Editores. Caracas – Venezuela. 2 volúmenes.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1980: "Cartas americanas". Biblioteca Ayacucho. Caracas - Venezuela.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1982: "Del Orinoco al Amazonas". Editorial Labor, S.A. Caracas - Venezuela.
  • HUMBOLDT, ALEJANDRO DE. 1991:Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente”. (2.ª ed.). Monte Ávila Editores. Caracas – Venezuela. 5 volúmenes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.