DIONISIO AYMARÁ


                                                            DIONISIO AYMARÁ
                                                                                                  (Jorge Asaaf) 


Dionisio Aymará nació en la ciudad de San Cristóbal, Estado Táchira, Estados Unidos de Venezuela, el año 1928 y fallece en Caracas República de Venezuela, el 21 de noviembre del año 1999, cuyo nombre era Jorge Asaaf. 

Es un poeta encendido, fulgurante, recio, atormentado, que ahonda en la infrahumanidad de este tiempo sin nombre todavía; de ahí que la temática de su poesía hizo especial referencia a la vida, el destino del hombre, la naturaleza, el amor, la justicia, la ternura, la protesta, la cólera y la muerte.

Con esta última se reunió el 21 de Noviembre de l999, cuando se apagó para siempre. Su obra perdurará en el tiempo y en el espacio. 

     
Sus poemarios 


  • 1956, Mundo Escuchado 
  • 1959, Clamor hacia la Luz 
  • 1959, El corazón como las Nubes 
  • 1960, Horario de Vigilia 
  • 1961, Escúchanos Libertador 
  • 1963, Sonatas 
  • 1964, Aconteceres del Alucinado 
  • 1965, Viendo la Noche 
  • 1966, En Ultima Instancia 
  • 1966, El Testigo 
  • 1967, Escrituras Terrestres 
  • 1975, Todo lo Iracundo 
  • 1977, La Ternura y la Cólera 
  • 1978, Aprendizaje de la Muerte 
  • 1980, No Soy del Coro 
  • 1986, Nocturnos de Lázaro 
  • 1986, Huésped del Asombro 
  • 1996, Vivir y Otros Enigmas 
  • 2000, Huésped del Asombro* 


"Huésped del Asombro" es un poemario publicado en 1985. Con ese mismo nombre apareció en abril de 2000 una recopilación de parte de la obra publicada por la Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses. 

“Esta es la Obra Completa de Dionisio Aymará. Una obra que ha sido comentada por críticos y poetas de alta especialización en los más diversos horizontes. Y que ha sido, asimismo, traducida a los más diversos idiomas. Sus comentaristas, para citar algunos, han sido, Mahfud Massis en Chile, Gerardo Diego en España, Juan Cervera en México, Fernando Soto Aparicio en Colombia, Juan Liscano en nuestra patria, etc.

Los comentarios y traducciones se explican: el Poeta Aymará no sólo escribió para la región nativa, como lo había hecho Manuel Felipe Rugeles, ni para el ámbito patrio venezolano, como lo había hecho Juan Beroes, sino que escribió, más allá de nuestras fronteras, para todo el mundo. Por esto, que se dice pronto, el Poeta es mucho más conocido y celebrado fuera de Venezuela que dentro de la misma”. Pedro Pablo Paredes, San Cristóbal, Venezuela. 2.000. 

“En la escritura de Aymará no hay despliegues verbales ni proyecciones mágicas, ni hedonismo lírico. Se trata de una honda y dolorosa intimidad expresada a la fuerza, por necesidad de comunicación, para no estallar, de humanísima , cansada y terrenal dimensión; de escritura parca y directa como su propósito de ver la noche del hombre, de hablar desde una última instancia, desde esa posibilidad de morir y renacer constantemente y sin sentido preciso de la vida, entre los objetos de uso cotidiano, el trabajo rutinario, la oficina, la soledad, y una luz que no se sabe. Escritura de una profunda emoción interior, de un estremecimiento contenido, de una indiscutible autenticidad”. Juan Liscano. Caracas, Venezuela. 1.996 

Un elevado número de los libros de Dionisio Aymará se encuentra recopilado en el volumen denominado Huésped del Asombro, editado dentro de la colección de la Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses, prologado por el poeta Pedro Pablo Paredes. Sin embargo, aunque este volumen intenta reunir la obra completa, existe numerosos poemas inéditos y publicados en periódicos y revistas especializadas. El trabajo de acopio de esa parte dispersa de la obra no es fácil, pues ni siquiera él mismo llevaba un archivo ordenado. Igual sucede con algunos cuentos y poemas vertidos a otros idiomas. En efecto, la obra del poeta viene siendo traducida a otros idiomas, tales como el inglés, francés, griego, vasco, catalán, italiano y árabe. Un ejemplo lo constituye la publicación Profils Poetiques des Pays Latins, que editó Approches de L´halluciné y Clameur vers la Clarté. 

”Semejantes reconocimientos son, así, su gloria. Y Aymará es de San Cristóbal; y del Táchira; y de Venezuela. Y, con todo y ya definitivamente ausente, es uno de los más grandes poetas de la cultura occidental. “Huésped del Asombro” es su retrato cabal de artista.” Pedro Pablo Paredes. Presentación de “Huésped del Asombro”. 
..."Venezuela es un país de poetas descollantes, pero nadie ha portado su identidad creadora con más gallardía y talento que los hombres y mujeres nacidos en los Estados de frontera. Generaciones ubicadas entre los años 50 y 80 bastaron para que ese país fuera reconocido como aventajado cultor del buen decir. Hoy, registrando papeles viejos y ya distante del café que bebíamos en las barras del centro, tropiezo con el libro que me envió, hace justamente diez años, mi amigo el poeta tachirense Dionisio Aymará (1): "Caracas, 6 de julio de 1994", reza el inicio de la dedicatoria escrita por él, entre sus clases de guitarra clásica y el afán de los Tribunales de Justicia de la esquina de Pajaritos. Es Venezuela de vuelta en las palabras fraternales. La voz de ese hombre puro como las madrugadas caraqueñas, todavía libres de la tufarada automotriz"... 

Releyéndolo, pienso que bien podría aplicar a su tránsito terrestre -el que me cupo en buena hora compartir- los últimos versos de su soneto escrito para Lope de Vega: 



No te lleves el rostro que cubriste 

de soledad: en vano el polvo inerte 

duerme bajo los ojos que encendiste. 



Déjanos en tus voces retenerte 

Lope de Vega, tú, que no le diste 

tregua al amor ni pábulo a la muerte. 



fuente:Nirgua-Cultura. Estado Yaracuy


                  ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!



Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.