Google+ Badge

jueves, 31 de julio de 2014

MIGUEL ANGEL LANDA - Actor

MIGUEL ÁNGEL LANDA



Miguel Ángel Landa es un actor venezolano (nacido en Caracas el 4 de noviembre de 1938) quien ha participado en memorables películas, series y telenovelas, aunque es mejor conocido en los últimos tiempos por albergar el espectáculo de comedia. Miguel Ángel Landa se formó como actor en el Instituto de Técnica y Arte Teatral en Caracas, para luego irse a Italia y cursar estudios en la Escuela D'Amico y en Cinecittá. Regresa a Venezuela a principios de los años 60; y al no concretar un trabajo en televisión, ni con quien hacer una obra de teatro, así, que llegado el momento trabajó como camionero, al tiempo que continuaba con sus estudios de teatro con "El Nuevo Grupo".

Fue en aquel tiempo cuando lo llamó el cineasta Román Chalbaud a participar en la película Cuentos para mayores (1963); este film está compuesto de varias historias; Miguelángel Landa actúa en una de corte musical junto con los cantantes Héctor Cabrera y José Luis Rodríguez. Con éste film Landa inicia una larga filmografía con Chalbaud que cierra en 1997.
En 1964 el debut del director venezolano Clemente de la Cerda con la película "Isla de Sal" incluyó a Miguel Angel Landa en su segunda película: "El rostro oculto" y el joven actor compartió roles con Doris Wells, Samuel Roldán, José Alberto Suárez y Rosario Alonso. Landa viaja a México, y trabaja en una cinta titulada Sin salida(1971) bajo la dirección del mexicano Mauricio Walerstein y en una telenovela.
La dupla Chalbaud-Landa se reencuentra en "La quema de Judas" (1974) versión cinematográfica de la obra teatral del primero, la cinta expone la violencia, la traición y la corrupción en América Latina.

En 1976 participó en "Sagrado y obsceno", film que narra la historia de un ex-guerrillero. Landa volvería a trabajar con el director Mauricio Walerstein en Crónica de un subversivo latinoamericano (1976) film sobre un grupo izquierdista que secuestra a un soldado estadounidense en Venezuela para intentar canjearlo por un vietnamita que será fusilado por los norteamericanos.
Pero sería con El pez que fuma (1977) que la figura de Miguel ángel Landa salta a la fama. Allí interpreta a Dimas el amante de La Garza (Hilda Vera) dueña del prostíbulo donde se desarrolla la historia central del film. Con Mayra Alejandra hizo una pareja inolvidable del cine y la televisión. En 1978 protagoniza junto con la actriz "Carmen la que contaba 16 años" (1978) dirigida por Chalbaud; acerca de una hermosa mujer ligada al contrabando, un día es detenida y para salir de la cárcel enamora al sargento Navarro (Miquel Ángel Landa) que se obsesiona con ella.
El 28 de abril de 1982 estrena "Cangrejo", versión cinematográfica del best seller de Fermín Mármol León, "Cuatro crímenes, cuatro poderes". Miguel ángel Landa da vida al inspector León, quien ve cómo la corrupción y la impunidad protagonizan la escena. Trabajó también en "Domingo de Resurrección" (1982) de César Bolívar. En 1983 junto a Elba Escobar participa en "Coctel de Camarones" (1983) de Alfredo Anzola, Tras el éxito de taquilla, en 1984 aparece "Cangrejo II" . Chalbaud vuelve a llamar a Landa para su comedia Ratón de ferretería (1985) historia de amor y dolor entre un afamado productor de televisión, Adonay Flores, y una hermosa mujer de dudosa procedencia.
En 1986 Chalbaud repite la fórmula protagónica Mayra Alejandra-Landa en "Manon" (1986). Mayra Alejandra es otra vez la mujer que seduce al joven seminarista, interpretado por el actor colombiano Víctor Mallarino, quien se verá traicionado por la ingrata, una vez que este se queda sin dinero.
En 1987 Miguel Ángel Landa debuta como director con el largometraje Los años del miedo (1987), donde también actúa. En la cinta recrea la vida de Alberto Carnevali, líder de la resistencia contra la dictadura de Pérez Jiménez.
Tras verlo en "Cuchillos de fuego" (1990) de Chalbaud, Carlos Azpúrua ficha a Landa para "Disparen a matar" (1991), que denuncia la impunidad de los cuerpos policiales del Estado venezolano, y donde matan injustificadamente a un hombre, y su madre (Amalia Pérez Díaz) hará de todo para limpiar su memoria.  El actor interpreta allí al comandante Villasmil
En 1997 estrena el que sería su último trabajo con Román Chalbaud: "Pandemónium" (1997) juntando de nuevo a Miguelángel Landa con Orlando Urdaneta, acompañados por Amalia Pérez Díaz y la debutante Elaiza Gil.
Tras siete años de ausencia de los escenarios, Miguel Ángel Landa llegó "repotenciado". El actor y comediante, que ha participado en más de 50 producciones de televisión, cine y teatro regresa con su más reciente trabajo: El Manzano Azul (2012), largometraje de Olegario Barrera que protagoniza junto a Gabriel Mantilla. El film narra la travesía y experiencia de Diego, niño de 11 años marcado por serias carencias afectivas.,
Nuestro muy querido y respetado actor continúa su labor pedagógica a través de los personajes y, con el ejemplo de vida, que le conocemos y admiramos.(ver wikipedia)

                  ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!
















martes, 29 de julio de 2014

PEPPINO DI CAPRI

Fuente: Wikipedia
          PEPPINO DI CAPRI 


Nació en la ciudad de Capri en la provincia italiana de Napoli el 27 de julio de 1939, bajo el nombre de Giuseppe Faiella.

Es un cantante y compositor italiano, una de las voces más populares de la canción napolitana y, en general, de la canción popular romántica italiana. 

Padres: Bernardo Faiella y Giuliana Faiella
Cónyuge: Roberta Stoppa (m.–1969), 
Hijos: Darío Faiella, Igor Faiella, Edoardo Faiella
Álbumes: I successi di Peppino di Capri, ... E Cominciò Così

Peppino di Capri empieza su carrera de cantante interpretando canciones de jazz y twist; una de sus primeras canciones fue Saint Tropez Twist que compuso en 1962 para la película Il sorpasso, en España titulada "La escapada".

Ganó dos veces el Festival de San Remo, con Un grande amore e niente più (1973) y con Non lo faccio più (1976).

Ostenta el récord de participación en ese Festival, con 15 canciones:
  • 1967: Dedicato all'amore
  • 1971: L'ultimo romántico (El último romántico), que posteriormente grabara el propio Di Bari, y después, Paolo Meneguzzi.
  • 1973: Un grande amore e niente piú (Un gran amor y nada más), canción que posteriormente grabó Nicola di Bari.
  • 1976: Non lo faccio più (No lo haré más).
  • 1980: Tu cioè...
  • 1985: E mo’ e mo’
  • 1987: Il sognatore
  • 1988: Nun chiagnere
  • 1989: Il mio pianoforte
  • 1990: Evviva María
  • 1992: Favola blues
  • 1993: La voce delle stelle
  • 1995: Ma che ne sai (Se non hai fatto il pianobar)
  • 2001: Pioverà (Habibi ené)
  • 2005: La panchina
En 1991 representó a Italia en el Festival de Eurovisión en Roma.

(fuente, Wikipedia)

                              ¡HONOR A QUIEN HONOR MERECE!

PAUL MAURIAT - FRANCIA.

Fuente: Wikipedia
          PAÚL MAURIAT


Paul Mauriat, nació en Marsella, Francia el 4 de marzo de 1925 y murió en Perpiñán, Francia, el 3 de noviembre de 2006, a los 80 años de edad.

Fue un director de orquesta francés, que se especializó en realizar arreglos orquestales de música popular. 

Se dio a conocer con el éxito logrado por la grabación de "El Amor es Azul" (L'amour est bleu) del compositor francés André Popp, y que fue #1 durante 5 semanas en 1968, en las listas de Estados Unidos.

Paul Mauriat creció en Marsella y comenzó con su propia banda durante la Segunda Guerra Mundial. En la década de 1950 se convirtió en director musical de por lo menos dos conocidos cantantes franceses, Charles Aznavour y Maurice Chevalier, a quienes acompañó en diversas giras.

En 1958 grabó su primer EP, previo a que en 1959 firmara contrato con la compañía Bel-Air. En 1965 inició una relación comercial con el sello discográfico Philips, donde realizó la mayor parte de sus grabaciones. Estuvo vinculado a esta compañía hasta 1993.

En 1998 realizó la última actuación al frente de su orquesta, la cual sin embargo, siguió actuando. Para los aficionados a la radio, merece la pena mencionar que la sintonía de inicio del veterano programa de Radio 3 (RNE) Flor de Pasión es un tema de Serge Gainsbourg grabado por Paul Mauriat, "Attends ou va-ten".

En la actualidad su música se encuentra en la programación de Radio 620 (de México), en el programa "El catálogo de la música que llegó para quedarse".


                 ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!


Fuente .Wikipedia.

Aquí en estos enlaces algunos de sus éxitos:

ELIO RUBENS

                     ELIO RUBENS
                                                        
Elio Rubens nació en Ciudad Bolívar, hijo de padres guayaneses. Heredó la vena artística de su tío Alarico Gómez, un poeta cuyos méritos artísticos le merecieron la creación de un premio establecido por la Casa de la Cultura.

Rubens dejó el bachillerato y pese a la oposición de sus padres, se dedicó al teatro a los 16 años de edad, con todo lo que implicaba en la época de una Venezuela rural.

Sus inicios fueron al lado de Juana Sujo. Comenzó a hacer teatro universitario al lado de grandes figuras, como José Ignacio Cabrujas, Isaías Chocrón, Román Chalbaud, y otros actores de la época. Con Chalbaud fue fundador del grupo “Techo de la ballena”.

En el Museo de Bellas Artes realizó “Judas”, luego “La Escalera”, con Mauricio Odremán, Héctor Mayeston, Orangel Delfín y Omar González, entre otros. Posteriormente, realizó “Caín Adolescente”, e hizo cine en una famosa coproducción México-venezolana con Lorena y Tere Velázquez. 

Elio Rubens tuvo una destacada participación en la historia de la televisión venezolana. “Historia de Tres Hermanas”, marcó su carrera profesional al lado de Guillermo González, Amalia Pérez Díaz y Edmundo Arias, entre otros.

Su trayectoria profesional estuvo marcada por su carácter. Fue RCTV donde realizó la mayoría de sus grandes producciones, y arrancó  el rol de galán en el 72 con Marina Baura en “La Italiana”, continúa en el 75 al lado de Agustina Martín en “Corazón de Madre”, hasta que en el 73 hizo “La Doña” al lado de Lila Morillo, “La Indomable”, al lado de Marina Baura. 

Repite como galán en “Doña Bárbara” en el año 74 con Marina Baura y al finalizar este éxito tuvo un grave problema con el presidente de RCTV Hernán Pérez Belisario que generó su salida. Pasa al canal 8, que ya pertenecía al Estado y allí se recuerdan una serie de novelas cortas como “Una mujer con pasado”, al lado de Elena Naranjo. “Onda” y “María Diabla” con María Gracia Bianchi, realizadas en el año 77.

En el 78 “La Dama de Blanco” y en el 79 “La Malvada”, con María Gracia Bianchi. En VTV tiene un sonado encontronazo con Manuel Escolano que para la época estaba casado con la escritora de VTV, y esto conlleva a su salida de la planta. 

En 1991 regresó a la TV de la mano de Arquímedes Rivero, donde hizo el padre de Sonya Smith en “Cara Sucia” y un problema en el cafetín del canal, precipita su salida sin haber terminado su personaje. Es innegable que era considerado un actor de primera, logró por méritos estar al lado de grandes figuras, pero esa misma fuerza que le imprimía a sus personajes, la tenía para enfrentar sus problemas y ello le traía como consecuencia la salida de los canales. Alejado de la TV, se marchó  a Ciudad Bolívar para participar en el proyecto de Gilberto Lara. 

Elio Rubens fallece en Caracas  el 08 de agosto de 2011. Le sobreviven sus hijos Elio José, Francelis, Génesis, Carla y Miriam Paula.

Ellos cumplieron la voluntad del actor, de cremar sus restos, y sus cenizas fueron sepultadas en el lugar donde reposan las de sus padres. fuente: Américo Fernández

               ¡HONOR A QUIEN HONOR MERECE!

JOAQUÍN RIVIERA

           Joaquín Alejandro Castellanos

Más conocido por su nombre artístico Joaquín Riviera, nació en  La Habana, 26 de diciembre de 1932 -y muere en Caracas, el 22 de abril de 2013. 

Radicado en Venezuela, conocido por ser el productor de los espectáculos del concurso Miss Venezuela.

Estudió en el Colegio La Salle de La Habana, donde en 1949 obtiene el título de bachiller, con una de las mejores calificaciones. Finalizado el bachillerato, continúa sus estudios formales de danza, iniciando su carrera de bailarín en clubes privados. 

En 1957 formó el Trío Los Riviera, junto a Mercy Casas y Francisco Del Pino, desde donde inició sus proyectos musicales, tanto en Cuba como en el exterior. Regresa a Cuba en los años 60 y termina sus estudios de coreografía, siendo su maestro el coreógrafo ruso Moysheyev. Obtiene  su título de productor en el Cabaret Tropicana del Hotel La Habana, en el Hotel Capri y en un programa de televisión. 

En 1968 viajó a España donde permanece por tres meses y, en 1969 viaja a Venezuela contratado como productor y coreógrafo por la televisora Venevisión para encargarse del programa De Fiesta con Venevisión. Se encargó de la producción, desde 1975, de todos los mensajes navideños de la cadena. 

En el año 1980, la Gerencia General de Venevisión le pide que se encargue de la producción de La Elección de Miss Venezuela 1980, Joaquín aceptó el reto con la condición de que fuera "sólo por ese año". Sin embargo, y debido al éxito en materia de sintonía, produjo 32 eventos hasta su fallecimiento.

Desaparece físicamente a los 80 años de edad en la madrugada del lunes 22 de abril de 2013. Deja un gran vacío entre sus admiradores, amigos y compañeros de labor.
Paz a sus restos.

                               ¡HONOR A QUIEN HONOR MERECE!

fuente: wikipedia

lunes, 28 de julio de 2014

GENERAL FRANCISCO DE PAULA SANTANDER.

Guayaquil, 29 de abril de 1823


A S. E. EL GENERAL F. DE P. SANTANDER

Mi querido general:


No puede Vd. figurarse el sentimiento que tengo de recibir correos de Bogotá. Tres correos ha que no sé nada de allá, porque otros tantos no he recibido. No sé a qué atribuir este retraso, o más bien esta interceptación. 
Entiendo que por Pasto no hay novedad ninguna; porque de Popayán escriben regularmente y ahora mismo me dice Demarquet que tiene carta del 6 de marzo de esa capital, aunque de fecha tan atrasada.

De 21 de febrero es el último correo que tenemos y el de 6 de febrero vino después, de suerte que los dos de marzo estarán dando vueltas por San Buenaventura y Barbacoas, si es que no se han perdido. Esto me tiene desesperado, porque mi determinación está pendiente de los sucesos del Norte.

Ha venido una nueva misión del Perú para instarme a que vaya a tomar el mando de aquellas tropas. El general en jefe Martínez y el general Santa Cruz que manda la división del Perú, me instan con igual vehemencia. No sé qué responder porque me tienen detenido la resolución del congreso y las operaciones de Morales. Todos dicen que si no voy al Perú se pierden el país y 15.000 hombres de las cuatro naciones americanas por falta de una cabeza que los mande todos, porque entre iguales nadie quiere obedecer. Lo que me lisonjea el mando de un ejército semejante, debe Vd. imaginarlo; pero, he llegado al punto en que ni aun la salud de la patria, ni la gloria misma, me hacen la menor impresión, si se opone a la letra de mi deber. 


El Norte puede necesitar de mi, y el congreso no me ha permitido salir de Colombia; estas dos circunstancias me retienen en la inacción. Puede ser que todo se pierda por esta misma inacción; mas yo no puedo, en conciencia, confirmar la vida de don Quijote en salvar desvalidos contra la voluntad de la ley, bastantes actos de esta naturaleza he tenido en mi vida; bastante me han criticado por haber hecho el bien a pesar de mi deber. Espero dentro de quince días la respuesta del congreso, y si me permite marchar al Perú, iré al instante. Mientras tanto vendrá aviso del general Sucre, y mientras tanto puede haber caído Lima en poder del ejército, si Canterac se acerca, como se dice, con su ejército.

 Este lance no lo podré evitar si sucede en todo este mes, o a principios del que viene, y en el resto de mayo no es posible que Canterac dé batalla en Lima, porque seremos superiores para entonces. Se dice que Chile manda 3.000 hombres; que Lima tiene 7.000 y nosotros mandaremos 6.000. Ya están navegando 4.600 hombres, fuera de oficiales, y la semana que viene marchará el resto con "Bogotá" que está en marcha para este puerto. A Vd. le parecerá que todo esto es mucho; pues sepa Vd. que el enemigo no tiene menos, muy bien mandados, y muchos más recursos, posiciones, caballos etc.

Ya dije a Vd. que había mandado al general Sucre con instrucciones para que dilatase el éxito de la campaña, si puede lograrse esta ventaja. Con este fin se pueden conseguir también otras muchas cosas de la mayor importancia. Daremos tiempo a los acontecimientos políticos: al Norte para desembarazarse de Morales, y a Vd. para que me mande reclutas de climas calientes porque los de estos países se mueren todos, sin excepción de uno. Guayaquil es el punto más importante del Sur, y para su defensa necesita 3 ó 4.000 hombres buenos. Aquí hay hombres, pero lo más enemigos del servicio que se puede concebir. Digo lo mismo de los quiteños. El otro día hubo un horrible escándalo en Quito porque se pretendió tomar unos pocos hombres para "Bogotá": el resultado fue que murieron más de 15 ó 16 personas, siendo el general Salom el que dirigía la acción. 

¡Qué pueblo! Otro día fue poco menos, aunque con menos muertos, o sin ninguno. Los que vienen de Quito dicen que desde aquella ciudad a ésta no se encuentra un viviente, de miedo de la miserable leva que se ha mandado hacer. Así es que, se incomode o no se incomode Vd., si no vienen hombres de Venezuela y del Magdalena no formamos ejército aquí. Podré mandar a Lima toda la población que coja, pero no poner un solo cuerpo capaz de defender el Sur, porque Vd. sabe muy bien que los reclutas no sirven en sus países.


En este instante he recibido un nuevo correo del Perú, aunque no mienta nada, da, sin embargo, una idea de lo mismo que he dicho a Vd. siempre; y le mando a Vd. estas comunicaciones para que se instruya de su contenido. Todos los que me escriben son jefes del ejército, los más son generales, el ministro de guerra, jefe del estado mayor etc.; como tengo muchas otras de estas comunicaciones se las mando a Vd. originales.
Aseguro a Vd. que después de leer estas súplicas no sé cómo me detengo un minuto en esta ciudad. Por una parte, el interés público, y por otra, mi gloria, todo me llama allí. En fin, la tentación es grande, y quizás no podré resistir a ella, a menos que Dios no me tenga de su mano. Es tan fuerte el motivo que me llama al Perú que no sé cómo podré contenerme a mí mismo. Dentro de seis u ocho días, cuando se vaya a "Bogotá" sabré lo que habré de hacer, y en el próximo correo lo diré.


El general Salom está nombrado para jefe superior del Sur, aunque no quiere ser nada. El auditor es el intendente interino de Quito como la ley lo señala; el coronel Aguirre es comandante general de aquella provincia; así todo estará ordenado del mejor modo posible.


Todos los días tenemos noticias del emperador Iturbide y de sus malos sucesos en Veracruz. La "Gaceta de Guayaquil" dará a Vd. una idea de las actas insurreccionales de los generales de Iturbide. Me parece que estas actas son decisivas de la suerte de aquel Imperio. Este es el caso de decir: pecó contra principios liberales y así ha sucumbido, como decía Bonaparte de sí mismo.

¡Qué lección, amigo, a los que mandan en el día! El que no está con la libertad puede contar con las cadenas del infortunio y con la desaprobación universal. El abate De Pradt dice muy bien, que antes era muy cómodo mandar y que ahora no hay mejor empleo que el de ciudadano; que los oficios de reyes, ministros, sacerdotes etc. son unos oficios que no valen nada, porque ahora se sigue a la inflexible razón y no al belicoso despotismo.
Yo hago mi confesión general todos los días, o más bien examen de conciencia, y a la verdad tiemblo de mis pecados hechos contra mí voluntad, hechos en favor de la causa, y por culpa de los godos. ¿Quién sabe si algún día me castigarán con alguna penitencia grave por mi mal entendido patriotismo? 

Amigo, la cosa está mala; ya no se puede mandar, sino por el amor del prójimo y con una profunda humildad. Los ciudadanos están muy cosquillosos, y no quieren nada de arquitectura gótica, ni razón de estado, ni circunstancias; lo que desean es la arquitectura constitucional, la geometría legal, la simetría más exacta y escrupulosa; nada que hiera la vista ni al oído ni a sentido alguno. Para ponernos a cubierto pídale Vd. a su santidad el congreso, un boleto para poder pecar contra las fórmulas liberales, con remisión de culpa y pena, porque si no, no habremos conseguido nada después de haber salvado la patria, como hicieron Iturbide, O’Higgins y San Martín, porque los justísimos ciudadanos no quieren asistir a los combates, ni dar con que pagar a los matadores, por no faltar a las leyes del decálogo, y a las santas de la filantropía, pero luego que se haya ganado el combate vienen a distribuirse los despojos, pero condenando en toda forma a los sacrificadores, porque es muy bueno y muy sano condenar y coger.

Ahora mismo he tenido parte de que el bergantín "Belgrano", pirata, está sobre las costas de Esmeraldas y del Chocó, con varias presas. Mucho temo que dos buques que fueron a buscar armas y tropas en estas costas y al Istmo de Panamá no los haya cogido, pues mucho retardan en su vuelta. Estoy esperando nuestros buques de guerra que vendrán de un momento a otro para mandar perseguir el bergantín pirata. Será bien doloroso que nosotros perdamos 2.000 fusiles y 300 hombres que deben venir de Panamá y del Chocó, o más bien de Tumaco, porque allí están levantándose todos los días, y siendo hombres de tierra caliente son muy útiles, aunque muy lejos de su país que es donde sirven de algo.

De Chile parece que va todo bien, y que hay muy buenas disposiciones a favor del Perú. De Mosquera no sé más que su llegada a Buenos Aires. Espero pronto su regreso, porque hay tiempo para que venga; ha sido muy útil su estada en Buenos Aires a tiempo de la desgracia de Moquegua, porque él habrá tomado mucho empeño en auxiliar al Perú, aunque infructuosamente, porque el estado paralítico de Buenos Aires no da esperanza de nada por ahora. 

En aquel país no se piensa más que en Montevideo y en divisiones intestinas. Creo que Montevideo se entregará ahora a Buenos Aires por las disputas entre el Brasil y Portugal. Lo que hará un buen efecto para nosotros, porque podrán auxiliar al Perú.

Si no fuera porque estoy al corriente de los negocios públicos de América y Europa, por las prontas y frecuentes noticias que me vienen de una y otra parte, estaría desconsolado al no saber nada de Bogotá, pero el Istmo me suple mucho en estas circunstancias con sus noticias. No dudo un momento que si la guerra se rompe con España, cualquier partido se compone con nosotros, directamente o por interposición de los ingleses. Esta idea me tiene muy confortado. Porque yo siempre tengo una idea confortativa de paz y reconocimiento, como Vd. lo sabe, y aun se ha reído a mi costa de mi pazomanía.

Nada sé del congreso, ni aun de oídas; entiendo que se haya instalado, porque no hay correspondencia ninguna de este mundo con ese. Los senadores, que Vd. tanto me ha encargado, no irán, porque estos señores no quieren ser soberanos ni legisladores, y dicen como Bamba, que prefieren la muerte al trono. No se puede vencer esta moderación, amigo; hace caer las armas de las manos; y no se puede negar que somos los más moderados de todos los hombres. No queremos mandar ni ser mandados. Los unos no quieren la libertad central, porque es una libertad muy fuerte, y la querrían moderada por la federación, y los otros no quieren dar leyes por no sujetarse a tan dura pena y al fausto de una representación augusta.

¿Sabe Vd. que no sé nada de Venezuela hace muchos años? tenga Vd. la bondad de decirle a Briceño que me escriba de mi familia y amigos, si sabe algo, y que les mande a éstos mismos noticias de mí. Por este canal mando una orden para mi hermana Maria Antonia. Entréguesela Vd. a Briceño.

Soy de Vd. de todo corazón su afmo. amigo.


SIMÓN BOLÍVAR










“FONOTECA JOSÉ GUILLERMO CARRILLO”
INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA INDUSTRIAL DR. "RODOLFO LOERO ARISMENDI"
CARACAS • VENEZUELA


UNIVERSIDAD INTERAMERICANA
(UNICA)
SANTO DOMINGO • REPÚBLICA DOMINICANA
FONOTECA VIRTUAL
FUNDACION INTERNACIONAL JOSE GUILLERMO CARRILLO 


SIMÓN BOLÍVAR, Título de Libertador.







SIMÓN BOLÍVAR
DISCURSO
AL SERLE OTORGADO TÍTULO DE LIBERTADOR


CiudadanosEl odio a la tiranía me alejó de Venezuela, cuando vi. mi patria segunda vez encadenada; y desde los confines lejanos del Magdalena el amor a la libertad me ha conducido a ella, venciendo cuantos obstáculos se oponían a la marcha que encaminaba a redimir a mi país de los horrores y vejaciones de los españoles. Mis huestes seguidas por el triunfo, lo han ocupado todo, y han destruido el coloso enemigo. Vuestras cadenas han pasado a vuestros opresores; y la sangre española que tiñe el campo de batalla, ha vengado a vuestros compatriotas sacrificados.
Yo no os he dado la libertad. Vosotros la debéis a mis compañeros de armas. Contemplad sus nobles heridas, que aún vierten sangre; y llamad a vuestra memoria los que han perecido en los combates. Yo he tenido la gloria de dirigir su virtud militar. No ha sido el orgullo, ni ambición del poder el que me ha inspirado esta empresa. La libertad encendió en mi seno este fuego sagrado; y el cuadro de mis conciudadanos expirando en la afrenta de los suplicios, o gimiendo en las cadenas, me hizo empuñar la espada contra los enemigos. La justicia de la causa reunió bajo mis banderas los más valerosos soldados; y la Providencia justa nos concedió la victoria.

Para salvaros de la anarquía y destruir los enemigos que intentó sostener el partido de la opresión, fue que admití y conservé el poder soberano. Os he dado leyes; os he organizado una administración de justicia y de rentas; en fin os he dado un Gobierno.
Ciudadanos: yo no soy el soberano. Vuestros representantes deben hacer vuestras leyes; la hacienda nacional no es de quien os gobierna. Todos los depositarios de vuestros intereses deben demostraros el uso que han hecho de ellos. Juzgad con imparcialidad si he dirigido los elementos del poder a mi propia elevación, o si he hecho el sacrificio de mi vida, de mis sentimientos, de todos mis instantes por constituiros en nación, por aumentar vuestros recursos, o más bien por crearlos.
Anhelo por el momento de trasmitir este poder a los representantes que debéis nombrar; y espero, ciudadanos, que me eximiréis de un destino que alguno de vosotros podrá llenar dignamente, permitiéndome el honor a que únicamente aspiro, que es el de continuar combatiendo a vuestros enemigo: pues no envainaré jamás la espada mientras la libertad de mi patria no ¿esté completamente asegurada, Vuestras glorias adquiridas en la expulsión de vuestros opresores, se veían eclipsadas; vuestro honor se hallaba comprometido; vosotros lo habéis perdido) habiendo sucumbido bajo el yugo de los tiranos.

Erais la víctima de una venganza cruel. Los intereses del Estado estaban en manos de bandidos. Decidid si vuestro honor se ha repuesto; si vuestras cadenas han sido despedazadas; si he exterminado vuestros enemigos; si os he administrado justicia; y si he organizado el erario de la República.
Os presento tres informes justificados de aquellos que han sido mis órganos para ejercer el poder supremo. Los tres Secretarios de Estado os harán’ ver si volvéis a aparecer sobre la escena del mundo, y que las naciones todas que ya os consideraban anonadados, vuelven a’ fijar su vista sobre vosotros, y a contemplar con admiración los esfuerzos que hacéis por conservar vuestra existencia; si estas mismas naciones podrán oponerse o proteger y reconocer vuestro pabellón nacional; si vuestros enemigos han sido destruidos tantas cuantas veces se han presentado contra, los ejércitos de la República; si puesto a la cabeza de ellos, he defendido vuestros derechos sagrados; si he empleado vuestro erario en nuestra defensa; si he expedido reglamentos para economizarlo y aumentarlo; y aun en medio de los campos de batalla, y en el calor de los combates he pensado en vosotros, y en echar los cimientos del edificio que os constituya una nación libre, feliz y respetable. Pronunciad en fin si los planes adoptados podrán hacer se eleve la República a la gloria y a la felicidad.

No he podido oír sin rubor, sin confusión llamarme héroe, y tributarme tantas alabanzas. Exponer mi vida por la patria, es un deber, que han llenado vuestros hermanos en el campo de batalla; sacrificar todo a la Libertad, lo habéis hecho vosotros mismos, compatriotas generosos. Los sentimientos que elevan mi alma, exaltan también la vuestra. La Providencia, y no mi heroísmo, han operado los prodigios que admiráis.
Luego que la demencia o la cobardía os entregaron a los tiranos, traté de alejarme de este país desgraciado. Yo vi al pérfido que os atraía a sus lazos, para dejaros prendidos en las cadenas. Fui testigo de los primeros sacrificios que dieron la alarma general. En mi indignación resolví perecer antes de despecho o de miseria en el último rincón del globo, que presenciar las violencias del déspota. Huí de la tiranía, no para ir a salvar mi vida, ni esconderla en la oscuridad, sino para exponerla en el campo de batalla, en busca de la gloria y de la Libertad. — Cartagena al abrigo de las banderas republicanas, fue elegida para mi asilo. Este pueblo virtuoso defendía por las armas sus derechos contra un ejército opresor que había ya puesto el yugo a casi todo el Estado. Algunos compatriotas nuestros y yo llegamos en el momento del conflicto, y cuando ya las tropas españolas se acercaban a la capital, y le intimaron la rendición. Los esfuerzos de los caraqueños contribuyeron poderosamente a arrojar a los enemigos de todos los puntos. La sed de los combates, el deseo de vindicar los ultrajes de mis compatriotas me hicieron entonces alistar en aquellos ejércitos, que consiguieron victorias señaladas. Nuevas expediciones se hicieron contra otras provincias. Ya en aquélla época ero yo en Cartagena coronel, inspector, y consejero, y no obstante pedí servicio en calidad de simple voluntario bajo las órdenes del coronel Labatut que marchaba contra Santa Marta. Yo desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la Libertad de mi patria.

Fue entonces que indignas rivalidades me redujeron a la alternativa más dura. Si obedecía las órdenes del jefe, no me hallaba en ninguna ocasión de combatir; si seguía mi natural impulso, me lisonjeaba de tomar la fortaleza de Tenerife, una de las más inexpugnables que hay en la América Meridional. Siendo vanas mis súplicas para obtener de aquél me confiase la dirección de esta empresa, elegí arrostrar todos los peligros y resultados, y emprendí el asalto del fuerte. Sus defensores le abandonaron a mis armas, que se apoderaron de él sin resistencia, cuando hubiera podido rechazar al mayor ejército. Cinco días marcados con victorias consecutivas, terminaron la guerra, y la provincia de Santa Marta fue ocupada después sin obstáculo alguno.
Tan felices sucesos me hicieron obtener del Gobierno de la Nueva Granada el mando de una expedición contra la provincia de Cúcuta y Pamplona. Nada pudo allí detener el ímpetu de los soldados que mandaba. Vencieron y despedazaron a los enemigos en donde quiera que los encontraban, y esta provincia fue libertada.

En medio de estos triunfos, ansiaba sólo por aquellos que debieran dar la libertad a Venezuela; constante mira de todos mis conatos. Las dificultades no podían aterrarme; la grandeza de la empresa excitaba mi ardor. Las cadenas que arrastrabais, los ultrajes que recibíais, inflamaban más mi celo. Mis solicitudes al fin obtuvieron algunos soldados, y el permiso de poder hacer frente al poder de Monteverde. Marché entonces a la cabeza de ellas, y mis primeros pasos me hubieran desalentado, si yo no hubiese preferido vuestra salud a la mía. La deserción fue continua, y mis tropas habían quedado reducidas a muy corto número, cuando obtuve los primeros triunfos en el territorio de Venezuela.

Ejércitos grandes oprimían la República, y visteis, compatriotas, un puñado de soldados libertadores volar desde la Nueva Granada hasta esta capital venciéndolo todo, y restituyendo a Mérida, Trujillo, Barinas, y Caracas a su primera dignidad política. Esta capital no necesitó de nuestras armas para ser libertada. Su patriotismo sublime no había decaído en un año de cadenas y vejaciones. Las tropas españolas huyeron de un pueblo desarmado, cuyo valor temían, y cuya venganza merecían. Grande y noble en el seno mismo del oprobio, se ha cubierto de una mayor gloria en su nueva regeneración. 

Compatriotas, vosotros me honráis con el ilustre título de Libertador. Los oficiales, los soldados del ejército, ved ahí los libertadores; ved ahí los que reclaman la gratitud nacional. Vosotros conocéis bien los autores de vuestra restauración: esos valerosos soldados; esos jefes impertérritos. El general Ribas, cuyo valor vivirá siempre en la memoria americana, junto con las jornadas gloriosas de Niquitao y Barquisimeto. El Gran Girardot, el joven héroe que hizo aciaga con su pérdida la victoria de Bárbula; el mayor general Urdaneta, el más constante y sereno oficial del ejército. El intrépido D’Elhuyar, vencedor de Monteverde en las Trincheras. El bravo comandante Elías, pacificador del Tuy, y libertador de Calabozo. El bizarro coronel Villapol, que desricado en Vigirima, contuso y desfallecido, no perdió nada de su valor que tanto contribuyó a la victoria de Araure. El coronel Palacios, que en una larga serie de encuentros terribles, soldado esforzado y jefe sereno, ha defendido con firme carácter la libertad de su patria. El mayor Manrique, que dejando sus soldados tendidos en el campo, se abrió paso por en medio de las filas enemigas, con sólo sus oficiales Planes, Monagas, Canelón, Luque, Fernández, Buroz y pocos más cuyos nombres no tengo presentes, y cuyo ímpetu y arrojo publican Niquitao, Barquisimeto, Bárbula, las Trincheras y Araure.

Compatriotas: yo no he venido a oprimiros con mis armas vencedoras; he venido a traeros el imperio de las leyes; he venido con el designio de conservaros vuestros sagrados derechos. No es el despotismo militar el que puede hacer la felicidad de un pueblo, ni el mando que obtengo puede convenir jamás, sino temporariamente a la República. Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del Gobierno; es el defensor de su libertad. Sus glorias deben confundirse con las de la República; y su ambición debe quedar satisfecha al hacer la felicidad de su país. He defendido vigorosamente vuestros intereses en el campo del honor, y os protesto los sostendré hasta el último período de mi vida. Vuestra dignidad, vuestras glorias serán siempre caras a mi corazón; mas el peso de la autoridad me agobia. Yo os suplico me eximáis de una carga superior a mis fuerzas. Elegid vuestros representantes, vuestros magistrados, un gobierno justo; y contad con que las armas que han salvado la República, protegerán siempre la libertad y la gloria nacional de Venezuela.

Los oradores han hablado por el pueblo; el ciudadano Alzuru ha hablado por mí. Sus sentimientos deben elevar todas las almas republicanas. ¡Ciudadanos! en vano os esforzáis por que continúe ilimitadamente en el ejercicio de la autoridad que poseo. Las asambleas populares no pueden reunirse en toda Venezuela sin peligro. Lo conozco, compatriotas; y yo me someteré, a mi pesar, a recibir la ley que las circunstancias me dictan, siendo solamente hasta que cese este peligro, el depositario de la autoridad suprema. Pero más allá, ningún poder humano hará que yo empuñe el cetro despótico que la necesidad pone ahora en mis manos. Os protesto no oprimiros con él; y también, que pasará a vuestros representantes en el momento que pueda convocarlos.
No usurparé una autoridad que no me toca; yo os declaro, pueblos ¡que ninguno puede poseer vuestra soberanía, sino violenta e ilegítimamente! 

Huid del país donde uno solo ejerza todos los poderes: es un país de esclavos. Vosotros me tituláis el Libertador de la República, yo nunca seré el opresor. Mis sentimientos han estado en la más terrible lucha con mi autoridad. ¡Compatriotas! creed me que este sacrificio me es más doloroso que la pérdida de la vida.

Confieso que ansío impacientemente por el momento de renunciar a la autoridad. Entonces espero que me eximáis de todo, excepto de combatir por vosotros. Para el supremo poder hay ilustres ciudadanos, que más que yo merecen vuestros sufragios. El general Mariño, libertador del Oriente, ved ahí un bien digno jefe de dirigir vuestros destinos.
¡Compatriotas! he hecho todo por la gloria de mi patria. Permitid haga algo por la mía No abandonaré, sin embargo, el timón del Estado, sino cuando la paz reine en la República.
Os suplico no creáis que mi moderación es para alucinaros, y para llegar por este medio a la tiranía. Mis protestas, os juro, son las más sinceras. Yo no soy como Sila, que cubrió de luto y de sangre a su patria: pero quiero imitar al dictador de Roma, en el desprendimiento con que abdicando el supremo poder volvió a la vida privada, y se sometió en todo al reino de las leyes.

No soy un Pisístrato, que con finas supercherías pretende arrancar vuestros sufragios afectando una pérfida moderación, indigna de un republicano; y más aún, de un defensor de la patria. Soy un simple ciudadano, que prefiero siempre la libertad, la gloria, y la dicha de mis conciudadanos, a mi propio engrandecimiento. Aceptad, pues, las más puras expresiones de mi gratitud, por la espontánea aclamación que habéis hecho titulándome vuestro dictador, protestándoos al separarme de vosotros, que la voluntad general del pueblo será para mí, siempre la suprema ley; que ella será mi guía en el curso de mi conducta, como el objeto de mis conatos será vuestra gloria y vuestra libertad.

SIMÓN BOLIVAR



“FONOTECA JOSÉ GUILLERMO CARRILLO”
INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA INDUSTRIAL
DR. RODOLFO LOERO ARISMENDI
CARACAS • VENEZUELA


UNIVERSIDAD INTERAMERICANA
(UNICA)
SANTO DOMINGO • REPÚBLICA DOMINICANA
FONOTECA VIRTUAL
FUNDACION INTERNACIONAL JOSE GUILLERMO CARRILLO

domingo, 27 de julio de 2014

PABLO MORILLO




EXCELENTÍSIMO.  GENERAL DON PABLO MORILLO
EXCELENTÍSIMO. SEÑOR:

Trujillo, Venezuela, 30 de noviembre de 1820

Con mucha satisfacción he recibido, mi estimado amigo, las primeras letras confidenciales y amistosas que Vd. se ha servido dirigirme con el amable teniente Arjona.

Iguales recuerdos, iguales sentimientos hemos experimentado por acá, todos los que hemos tenido la ventura de conocer a Vd,, y sus dignos compañeros de armas. Parece que una mutación universal se ha hecho en nuestras sensaciones para verlo todo bajo el aspecto más lisonjero.

Por mi parte, confieso que mi corazón se ha mudado con respecto a mis nuevos amigos. No hay momento que no recuerde algunas ideas, alguna sensación agradable originada de nuestra entrevista. Yo me doy la enhorabuena por haber conocido a hombres tan acreedores a mi justo aprecio, y que al través de los prestigios de la guerra no podíamos ver sino cubiertos de las sombras del error.

Nuestro teniente Arjona ha tocado las dificultades que existen para elevar el monumento consagrado a nuestra reconciliación, a la tregua y al derecho común de los hombres. Bien merecía este monumento ser tallado sobre una mole de diamantes y esmaltado de jacintos y rubíes, pero está construido en nuestros corazones. El teniente Arjona dirá a Vd. sus ideas sobre este particular. Yo me refiero a él.

He recorrido ligeramente el manifiesto que Vd. ha dado, y lo he visto con placer, porque hace la apología de un hombre benemérito de su patria. No me he ofendido, porque el lenguaje de la guerra es de etiqueta, y está recibido como un lenguaje de convención para dañar al contrario. Nada, sino las malas acciones, debe molestar a los hombres sensatos.

Todos nuestros amigos comunes han agradecido sobremanera las expresiones de aprecio con que Vd. los ha honrado, y las retornan con la más fina voluntad. Haremos sin embargo mención muy particular de nuestro general La Torre, que nos ha agradado infinito: del elegante coronel Tello; y del precioso amigo Caparrós, que tanto nos ha enamorado por su bellísima índole, como por su expresiva fisonomía.

Acepte Vd., mi querido general y amigo, los testimonios de mi alta consideración y aprecio. B. L. M. de Vd.

SIMÓN BOLIVAR






http://bolivar.ula.ve/cgi-win/be_alex.exe?Acceso=T011900001664/11&Nombrebd=BOLIVAR&ForReg=


http://bolivar.ula.ve/alexandr/formas/bolivar/alexfrm0.htm&Sesion=1738538986&Destacar=morillo;




                                                                            


                                                           Carta a don Pablo Morillo



“FONOTECA JOSÉ GUILLERMO CARRILLO”
INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA INDUSTRIAL
DR. RODOLFO LOERO ARISMENDI             
                                                     CARACAS • VENEZUELA


UNIVERSIDAD INTERAMERICANA
(UNICA)
SANTO DOMINGO • REPÚBLICA DOMINICANA
FONOTECA VIRTUAL
FUNDACION INTERNACIONAL JOSE GUILLERMO CARRILLO






http://www.unica.edu.do/fonoteca.htm

Hermann Wilhem Göring- Alemania


Hermman Wilhelm Göring nació en Rosenheim, Baviera, hijo de Heinrich Ernst Göring, abogado y burócrata colonial, y Franziska. A menudo lejos de sus padres, estudió en las escuelas para cadetes de Karlsruhe y Lichterfelde. En la Primera Guerra Mundial luchó como piloto de cazas (llegando a estar al mando del famoso Escuadrón Richthofen), consiguiendo un gran reconocimiento como as de la aviación. A mediados de 1915 Göring comenzó su entrenamiento como piloto en Freiburg, tras el cual fue asignado al "Jagdstaffel" 5. Pronto fue derribado, pasando la mayor parte de 1916 recuperándose de sus heridas. Al volver en noviembre de 1916 se unió al "Jagdstaffel" 26. En 1917 fue condecorado con la Pour le Merité. 

En junio de 1917, tras una larga batalla aérea, Göring derribó a un piloto novato australiano de nombre Frank Slee. La batalla está documentada de una forma muy rimbombante en "Ascenso y Caída de Hermann Göring". Göring aterrizó y se encontró con el australiano, al que regaló su Cruz de Hierro. Años más tarde, Slee regaló la Cruz de Hierro de Göring a un amigo suyo, que murió en las playas de Normandía el Día D. El 7 de julio de 1918, tras la muerte de Manfred von Richthofen, fue nombrado comandante del "Jagdgeschwader Freiherr von Richthofen" ("Jasta" 11). Finalizó la guerra con 22 muertes confirmadas. 

Curiosamente, fue el único veterano del "Jasta" 11 que nunca fue invitado a las reuniones del escuadrón de después de la guerra. Tras la guerra, Göring continuó volando, trabajando brevemente en la Fokker, probó las exhibiciones aéreas, y en 1920 se unió a la Svenska Lufttrafik. También se mantuvo entre las filas de oficiales de la Reichswehr, el ejército alemán tras la Primera Guerra Mundial, y para 1933 había ascendido hasta ser "Generalmajor". En 1935 fue nombrado "Generalleutnant" y, aquel mismo año, General de la recién fundada Luftwaffe (fuerza aérea alemana).

En Estocolmo conoció a Karin von Kantzow, con la que se casó poco después. Tras su muerte en 1931, desposó a la actriz Emmy Sonnemann. En 1922 se adhirió al Partido Nazi, tomando inicialmente el liderazgo de las SA como "Oberste SA-Führer". Tras abandonar la comandancia de las SA, fue nombrado "SA-Gruppenführer" (Teniente General), rango que mantuvo hasta 1945. Formó parte activa en la Noche de los cuchillos largos, especialmente en la caída de Ernst Röhm. Fue ascendiendo dentro del partido hasta que, ya en plena Segunda Guerra Mundial, se convierte en Primer Ministro de Prusia y Ministro de la Luftwaffe. Al frente del mismo y en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, consiguió grandes logros, consolidando a la Luftwaffe como uno de los elementos fundamentales en la "Guerra Relámpago" (Blitzkrieg) utilizada como táctica por los nazis y que resultó fundamental en las victorias iniciales de Alemania en la Guerra. 

Fue ascendido a Mariscal de Campo y Mariscal del Reich en 1940, convirtiéndose en la segunda persona más importante del régimen fascista alemán después de Hitler. Una de sus facultades era la de diseñar uniformes, por lo cual usaba un fastuoso uniforme muy rimbombante, vivía como un pequeño cesar en una villa en las afueras de Berlín llamada Karenhall, en la que se dedicaba a la caza. Estuvo indirectamente vinculado al programa de "reinstalación" judía. Fue el encargado de coordinar la economía alemana en tiempos de guerra, para lo que elaboró un Plan Cuatrienal. 

Tras el fracaso de la Luftwaffe en la llamada Operación León Marino (nombre con el que los nazis designaron al plan de invasión de Gran Bretaña) y a su adicción a la morfina, el Mariscal comienza a generar muchas dudas en cuanto a su eficacia. En cualquier caso, Göring siempre mantuvo un amplio poder y autoridad entre los nazis, incluso tras la derrota del III Reich. Al finalizar la contienda en 1945 es detenido por los aliados, siendo condenado a pena de muerte en los Juicios de Nuremberg por promover los crímenes contra la humanidad. 

Justo antes de ejecutarse la sentencia, Göring se suicidó ingiriendo una cápsula de cianuro el 15 de octubre de 1946. Cómo llegó el cianuro a sus manos sigue siendo un misterio hoy día, dada la extrema vigilancia a la que estaban sometidos los jerarcas nazis.


DOCUMENTOS SONOROS
DE LA BIBLIOTECA DE VOCES DEL SIGLO XX 
SONOROUS DOCUMENTS
OF THE LIBRARY OF VOICES OF 20TH CENTURY 



Rede im Reichstag


1932


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006



Prusian State Council


1933


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006






Vernitchen und ausrotten


Am 3 Januar 1933


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006



Rede was war denn das Schwerste


Am 3 Januar 1933


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006



Als Innenminister zur Reichstagwahl


Am 5 Januar 1933


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006



Rede im Reichstag


Am 30 Januar 1933


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006



in Leipzig über Reichstagbrand Am 4 November 1933


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006




Rede zum Vierjahresplan


1936


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006



Laudatio auf Adolf Hitler


Am 1 September 1939


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006



Stalingrad Gedekrede


1943


Compilación, Restauración y Digitalización


Archivo Sonoro


“José Guillermo Carrillo”


Fotografía


Nelson Naveda


Caracas. Venezuela


7 de diciembre de 2006

“FONOTECA JOSÉ GUILLERMO CARRILLO”
INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA INDUSTRIAL
DR. RODOLFO LOERO ARISMENDI
CARACAS • VENEZUELA

UNIVERSIDAD INTERAMERICANA
(UNICA)
SANTO DOMINGO • REPÚBLICA DOMINICANA
FONOTECA VIRTUAL
FUNDACION INTERNACIONAL "JOSE GUILLERMO CARRILLO"

http://www.unica.edu.do/fonoteca.htm