FRANCISCO PACHECO- CANTANTE Y COMPOSITOR


            FRANCISCO PACHECO



Francisco Pacheco nace en el pueblo costero de Cata, Estado Aragua, República Bolivariana de Venezuela, el año 1955. Pasa su infancia en su pueblo natal donde estuvo rodeado de música. En su juventud, trabajó el conuco y solía salir de pesca con sus amigos.


Desde los 10 años de edad, forma parte de la cofradía de diablos danzantes de Yare, celebración que se da en varios sectores de Venezuela y en su pueblo natal. Desde niño, se inicia como cantante y percusionista. Formó parte de la famosa agrupación de música venezolana tradicional, “Un Solo Pueblo”, con la cual recorrió el territorio nacional, haciendo sonar los ritmos de tambor, los cantos de sirena y las fulías. Considera que haber crecido rodeado de naturaleza, incentivó gran parte de su sensibilidad artística y el amor por la música y el arte en general. Este cultor popular, cantante y compositor, continúa su labor difundiendo la música tradicional venezolana con la agrupación “Francisco Pacheco y su pueblo”.


Caracas fue hasta 1958, sitio de celebración de la Cruz de mayo, con sus cantos de fulías negras y recitados de décimas improvisadas, en las que participaba la peonada de las haciendas, para influir notablemente en la creación de la guasa guariteña y del merengue caraqueño.

Como “El cantista mayor de la pureza”  fue bautizado alguna vez por Rafael Salazar, reconocido conocedor de la historia de la música venezolana, confiesa que nunca pensó dedicarse al canto; de hecho en su juventud, cuando conoció a Un Sólo Pueblo, practicaba básquet y deseaba dedicarse al deporte y estudiar Educación Física.

Sin embargo, el destino estaba escrito y se estaba forjando en el país un proyecto musical llamado “Latinoamérica, Un Sólo Pueblo” quienes un tiempo después, fuesen reconocidos en todo el país  ellos viajaban a lo largo del territorio nacional investigando y aprendiendo la música venezolana con la finalidad de difundirla.


En su viaje a Cata, Un Solo Pueblo, conoció  a Francisco Pacheco ... “nos pusimos a cantar y a tocar tambores y me propusieron pertenecer a la agrupación”, pero a él no le interesó ya que sus objetivos estaban enfocados a realizar su meta deportiva. Sin embargo, una vez en Caracas, hicieron contacto de nuevo “me llevaron a una sala del Ateneo donde ellos ensayaban y ahí me fue gustando tanto, que quedé atrapado”


Hace algunos años, Francisco Pacheco decidió separarse de Un Sólo Pueblo y fundar Francisco Pacheco y su pueblo, aunque confiesa que tuvo miedo en un principio pues el público identificaba su persona con el grupo anterior, obtuvo una gran acogida de la audiencia.


Pacheco asegura que “la experiencia que me dio Un Sólo Pueblo es incalculable, gracias a ellos, soy quien soy” por ello, la propuesta musical del nuevo grupo es muy parecida a la de Un solo Pueblo, de hecho asume la idea original del conjunto de recolectar la música de todos los rincones del país.


“Las disqueras y productores enfocaron al grupo (Un Sólo Pueblo) hacia la música afrovenezolana, dándole más énfasis a los tambores, parrandas, fulias y calipso. En los discos de Francisco Pacheco y su pueblo, hay música de Lara, Los Andes, etc y aunque hay zangueo, calipso, tambor, también hay contradanza zuliana, joropo llanero y central mirandino, música polifónica, religiosa etc”


Escuchar a Francisco Pacheco hablar de música tradicional venezolana con tanto aplomo y pasión nos hace preguntarnos si alguna vez quiso incursionar en otro género musical. “Lo que más me ha llamado la atención aparte de la música tradicional es la salsa, he realizado algunos proyectos como homenajes al Pavo Frank e Ismael Rivera, quizá si hubiese comenzado con otro género cantaría otro género”


De igual manera define a la música venezolana como muy variada y exigente para quien la interpreta, por ello agradece que tenga habilidades para hacerlo, lo cual asume las obtuvo en su niñez “Cuando yo era pequeño, en Cata no había luz eléctrica, lo que existía era un motor que apagaban como a las diez de la noche. Pero había un señor que tenía un local y una rockola, él tenía su propio motor y de noche cuando todo estaba en penumbra se escuchaban a lo lejos las rancheras y boleros yo me las aprendía y cantaba. Quizá eso me ha dado la facilidad de poder interpretar la mayoría de los géneros de la música venezolana” Y después de 30 años ¿qué falta?


“Seguir trabajando por la música venezolana”, investigando y servir de ejemplo y medio para que los jóvenes aprendan acerca de nuestra música porque “no es que los jóvenes no le guste la música venezolana es que no la conocen”. fuentes: Cien Voces de Venezuela, producciones Freddy León y Biografías.

                ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!


Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.