LILIA IRIGOYEN DE SALIMA


                                                                     LILIA YRIGOYEN DE SALIMA
                                                                                      ESCRIBE: EGLY COLINA MARIN
DAMA INSIGNIA FALCONIANA


Nace la señora Lilia Mercedes Yrigoyen Hernández en la ciudad de Coro, capital del estado Falcón, República Bolivariana de Venezuela, el 16 de Octubre de 1916, hija del matrimonio conformado por Don Rafael Yrigoyen, abogado e Ingeniero de profesión y Sra María Josefa Hernández.


Cursó sus estudios iniciales de educación primaria y de artes y oficios en el "Instituto de María Mazzarello", dirigido por religiosas Salesianas, quienes se habían establecido en la capital del estado Falcón para impartir educación a las alumnas corianas y de otras localidades del estado falcón. 


En 1941 contrae matrimonio, con el joven santanero, Erasmo Jesús Salima González, hijo de Don Jorge Salima de ascendencia libanesa, y Doña Carmen González, de cuya unión nacieron Carmen Josefina y Jorge Rafael Salima Yrigoyen, de quienes heredó una bella familia en número de seis nietos, residenciados en Caracas y Valencia, respectivamente.


Carmen Josefina, contrajo matrimonio con Oswaldo Díaz Arizaleta y bautizaron a sus hijos con los nombres de Oscar Erasmo, María Auxiliadora y Oscar Jesús Díaz Arizaleta Salima. Gabriel Alejandro, es bisnieto de la señora Lilia. Jorge Rafael, por su parte contrajo nupcias con Beatriz Gómez y de su unión matrimonial nacieron: Angélica, Erasmo y Lilia Mercedes Salima Gómez.

La Señora Lilia prestó sus servicios en la Península de Paraguaná, en el Instituto Educativo Judibana, dirigido por las hermanas Salesianas, hijas de Don Bosco. Fue una colaboradora excepcional en el "Instituto Educativo" en donde desempeñaba sus labores administrativas, lo que ha sido reconocido por propios y extraños, y con un alto grado de espiritualidad que la proyectaba en sus relaciones con Padres y Representantes.

De acuerdo a la opinión de varias de las religiosas y maestras de esta institución escolar, la señora Lilia era el alma espiritual de esa casa de estudios, porque sin pretenderlo, ni jactancia alguna, parecía más bien la directora del plantel, dado el espíritu emprendedor en cuanto a la proyección social del instituto y de sus relaciones con los padres y representantes del alumnado.

La matrícula y el proceso de inscripciones de cada año escolar, constituía parte de sus labores en el Colegio, y la organización de actos culturales. Por su simpatía, relaciones y don de gentes, era quien presidía las comisiones en solicitud de recursos económicos para el Instituto.


Se encargaba de la organización de las actividades religiosas, destacando su presencia en misas de domingo por el torrente de voz que desarrollaba al interpretar himnos de alabanza a Dios y María Santísima. Además, presidía el comité para el otorgamiento de becas a los alumnos de escasos recursos económicos y excelentes calificaciones.

Fue una incansable mujer en cuanto a luchas comunitarias, preocupada siempre, por el progreso de muchos pueblos paraguaneros, entre ellos Santa Ana de Paraguaná, quien la acogió como hija adoptiva.


Sus sólidas creencias católicas, la indujeron a participar en diversas actividades caritativas, llevadas a cabo en la iglesia de Santa Ana de Paraguaná. Gracias a ella, se hubo realizado diligencias, para donar por parte de la familia Salima González una hermosa y fina talla española de Cristo Rey, al hoy, Santuario Diocesano de los Santos Esposos Joaquín y Ana.

En el campo político, perteneció al Frente Femenino del partido Social Cristiano Copei, donde se destacó como organizadora y oradora en actos públicos en tiempos de campañas electorales.

El domingo 4 de mayo de 1997, los directivos de la Fundación Festival Volantines de Santa Ana, rindieron un reconocimiento "Post Morten" a la memoria de la señora Lilia Irigoyen de Salima, por ser considerada una mujer revestida de admirables valores humanos y espirituales y por haber dejado una valiosa huella en el área comunitaria santanera en beneficio de los niños y jóvenes.

Ese día, con la presencia de los descendientes de la Señora Lilia, los niños participantes en el Festival, honraron su memoria, elevando volantines al cielo con emotivas frases que evocaban su obra social.

Falleció en la ciudad de Caracas, a la edad de 71 años, el 30 de agosto de 1987. Sus restos mortales reposan en los jardines del Cementerio del Este, en la capital de la República de Venezuela. Paz a sus restos.


                 !HONOR A QUIEN HONOR MERECE!






Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.