MARIO TORREALBA LOSSI- ACADÉMICO.



 MARIO TORREALBA LOSSI
POR: EGLY COLINA MARÍN




Nace Mario Torrealba Lossi  en  Altagracia de Orituco, Estado Guárico, República Bolivariana de Venezuela, en 1924. Estudió, en el Instituto Pedagógico de Caracas, (IPC), hoy Universidad Pedagógica Libertador en la especialidad de castellano, Literatura y latín, graduado en 1948.

Ensayista, poeta, crítico, e investigador. Profesor jubilado de IPC. Individuo de Número de la Academia Venezolana de la Lengua, (Sillón B).  Profesor emérito del IPC (2002). Distinciones: Mención de Honor en el Premio Municipal del Distrito Federal (1979) con Los años de la ira. Mención de Honor en el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (1983) con Bolívar en diez vertientes.

A tan ilustre Profesor, tuve el honor de conocerle, por haber sido su alumna, allá por el año 1965 en el Instituto Pedagógico de Caracas; de manera que puedo afirmar, que es un docto en Literatura, especialmente la griega. Ha publicado un gran número de obras sobre investigación literaria, sociología de la cultura y crítica de textos, entre los cuales destacan: Los Años de la Ira, Bolívar en Diez Vertientes y Esquilo, Sófocles y Eurípides. E igualmente, escribió un resumen sobre cultura venezolana para la Enciclopedia Metódica Larousse.

Ante esta breve presentación, dejo a ustedes lectores sus propias palabras, para conceptualizar su estudio, como parte de  una entrevista concedida, el año 1967 a estudiantes del Liceo Núñez Ponte de Caracas:

-¿Hasta dónde ha tenido proyección universal la novelística venezolana contemporánea?

-La novelística venezolana vivió entre los años comprendidos desde 1928 hasta 1945, su mejor época. Los nombres de Rómulo Gallegos, Uslar Pietri, Ramón Díaz Sánchez, Antonio Arráiz y Julián Padrón, la proyectaron a un ámbito continental y la hicieron conocer, por vez primera en Europa… 

El triunfo último de Adriano González León, en España, parece indicar que comienza, un como nuevo despertar en nuestra novelística. Después de todo, tenemos pleno derecho a cumplir con un rol trascendente en las letras de América y en el mundo. La novelística criolla de ese ciclo del costumbrismo y del paisajismo brilló a la par del esplendor que en dicho instante hubo en la literatura de ficción en Hispanoamérica. Pero, como en la literatura se cumple la ley de flujos y reflujos de que hablaba Vico, a ese período de ascenso y plenitud le sucedió otro de receso y decadencia. 

Todavía Venezuela no se ha repuesto de ese letargo. Pienso que tardará algunos años para que volvamos a ocupar un sitio preponderante en el proceso novelístico del continente. 

-¿Es equivocado el establecer diferencias entre cuento y novela?
-La verdad es que hoy no se sabe con certeza hasta dónde un cuento es novela y viceversa. Los críticos prefieren hablar de literatura de ficción. Con este término comprenden toda creación en donde se cumplen aquellas exigencias del ensayista norteamericano Van Doren: Donde haya personajes ambiente y mensaje, habrá creación novelística y cuentística…”

-¿Cómo cree usted que debe enseñarse la literatura en bachillerato o en la Educación Media en general?
Los estudiantes de literatura no aprecian la materia porque los profesores contribuimos muy poco a ello. Creemos, por lo común, que enseñar tal asignatura consiste en hacer malos recuentos de autores y de obras. De ese modo, el proceso del aprendizaje se desvirtúa y se vuelve tedioso e insulso. He comprobado por mi modesta experiencia que cuando al alumno se le compenetra con la obra, lectura, exámenes, discusiones y apreciaciones directas en clase, ésta se torna más dinámica, y se forjan valores e inquietudes de sumo interés. El pastillaje, el apuntismo y el verbalismo son acérrimos enemigos de esa didáctica..."

Ha recibido las Condecoraciones de Instrucción Pública, Andrés Bello en Primera Clase y la Orden del Libertador. Ha sido miembro del Jurado del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos y es Individuo Numerario de la Academia Venezolana de la Lengua. 

Distinciones: Mención de Honor en el Premio Municipal del Distrito Federal (1979) con Los años de la ira. Mención de Honor en el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (1983) con Bolívar en diez vertientes.
Merecidos reconocimientos a quien por largos años se ha dedicado al estudio, creación y análisis literarios. Venezuela se honra en la persona del Profesor Mario  Torrealba Lossi, uno de sus muy distinguidos hijos.

¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!






Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.